Mundo

Trabas de Trump a México dañarían la industria gasera de EU

Esta industria saldría perjudicada debido a la renegociación de los lazos comerciales y económicos con México, pues a este último se le dificultará pagar por las importaciones que hace del gas proveniente de Estados Unidos.
Bloomberg
31 enero 2017 17:29 Última actualización 31 enero 2017 22:12
gas

gas

Los precios del gas natural en Estados Unidos pueden desplomarse cerca del 40 por ciento si el enfrentamiento diplomático del presidente Donald Trump con México se transforma en una guerra comercial.

Los precios podrían retroceder a 2 dólares por millón de unidades térmicas británicas (Btu) o menos si se interrumpen las exportaciones de gas estadounidense a México vía gasoducto, según Tudor Pickering Holt y Again Capital.

Si bien los analistas de esas empresas no anticipan una interrupción total, están observando atentamente para detectar señales de cualquier alteración en los embarques, que representaron hasta 5 por ciento de la producción estadounidense del combustible el año pasado.

La presión de Trump para aplicar un impuesto del 20 por ciento a las importaciones desde México a fin de solventar un muro fronterizo amenaza con revertir el cambio hacia alianzas más sólidas entre Estados Unidos y su vecino del sur.

Las economías de las naciones se han entrelazado cada vez al tiempo que el crudo y el gas de las cuencas estadounidenses fluyen al sur para alimentar centrales eléctricas y fábricas en los mercados de energía mexicanos recientemente desregulados.

“Fácilmente se puede hablar de un retroceso a la zona del 2 dólares de seguro, o menos que eso”, dijo en una entrevista telefónica el lunes John Kilduff, socio en Again Capital LLC en Nueva York. Él estima una probabilidad del 40 por ciento de que haya una guerra comercial.

Estados Unidos está enviando una cantidad récord de gas al sur de la frontera, donde las exportaciones por gasoducto superan los 4 mil millones de pies cúbicos al día en el período agosto-octubre, según los datos más recientes de la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés). México también se transformó en el mayor importador de gas natural licuado desde su vecino del norte, ya que recibe once cargas desde el terminal Sabine Pass de Cheniere Energy en Louisiana desde principios de agosto.

Los lazos entre ambos países en el ámbito energético están destinados a profundizarse, ya que los flujos tendrán que subir en casi mil millones de pies cúbicos por día este año, dijo por correo electrónico el lunes Alex Tertzakian, analista de Energy Aspects en Londres. Los proyectos de ductos como el gasoducto San Elizario de Energy Transfer Partners LP impulsarían la capacidad de exportación en 4 mil millones de pies cúbicos al día en el primer semestre del año.

Incluso aunque no haya una guerra comercial, el reacondicionamiento a los lazos comerciales y económicos prometido por el gobierno de Trump podrían perjudicar a la industria del gas de Estados Unidos al desacelerar el crecimiento del producto interno bruto de México, dijo en una entrevista telefónica el martes James Brick, analista principal de la industria de gas norteamericana en Wood Mackenzie Ltd. en Houston.

Los precios del gas estadounidense se contraerían cerca de un dólar si cesaran todas las exportaciones vía ducto a México, dejando al mercado estadounidense con una enorme sobreoferta y obligando a las compañías de explotación a reducir la producción, observó Brandon Blossman, director gerente en Tudor Pickering en Houston.

“Ciertamente es una interrogante, pero no creo que los inversionistas crean que va a suceder”, dijo Blossman; agregó: “La desaparición de las exportaciones sería una tremenda sorpresa para el mercado; cuesta comprender quién ganaría si ese comercio no continúa”.