Mundo

Las protestas de la clase media aumentan la adhesión de los más pobres a Maduro

A medida que las manifestaciones en Venezuelan continúan, la escasez ha empeorado y el gobierno ha empezado a racionar la comida en los supermercados subsidiados, de propiedad estatal.
Bloomberg
13 marzo 2014 23:31 Última actualización 14 marzo 2014 5:0
Bloquea policía protesta de médicos en Venezuela (AP)

La oposición se mantiene optimista de que las protestas se van a expandir a medida que las dificultades económicas empeoran. (Archivo)

CARACAS. Para el conductor de autobús Jorge Polo, las protestas en la capital de Venezuela son una molestia, no una atracción.

Todos los días, Polo tiene que desplazarse alrededor de improvisadas barricadas de manifestantes en las partes más ricas de Caracas. Él nunca se siente tentado a unirse a ellos y culpa a los acaparadores -y a los propios manifestantes- por el creciente costo de vida y el cada vez mayor desabastecimiento.

"Lo que está pasando allí abajo en el valle no es nuestra lucha", dijo Polo, mientras bebe una cerveza en el barrio marginal de Petare con vistas al este de Caracas. "Es gente rica tratando de recuperar ventajas económicas perdidas. Los barrios pobres no van a unirse a ellos".

Después de un mes de protestas, las manifestaciones en Caracas permanecen confinadas a las zonas más ricas con un apoyo limitado de los pobres. Muchos residentes de Petare dicen que se le debería dar más tiempo al presidente Nicolás Maduro para darle un giro a la economía luego de asumir tras la muerte de Hugo Chávez hace un año. Por ahora, los manifestantes sólo están haciendo la vida más difícil, dice Polo.

La inflación anual se ha más que duplicado a 56.3 por ciento desde que Maduro asumió el poder en abril, mientras que el crecimiento económico se desaceleró a una cifra estimada del 1.4 por ciento en el cuarto trimestre, desde el 5.5 por ciento un año antes, según los analistas consultados por Bloomberg.

La oposición culpa al gobierno por su falta de apoyo en los barrios pobres. Los pobres están protestando contra las dificultades económicas, aunque los grupos armados pro-gubernamentales, conocidos como colectivos, les impiden unirse a las principales manifestaciones, dijo María Corina Machado, diputada y líder de protesta.

Barricadas en llamas

Los partidos de oposición y los estudiantes han realizado marchas diarias en todo el país desde principios de febrero para protestar por la creciente escasez, la inflación y la delincuencia rampante. Grupos más pequeños permanecen en las calles hasta después del anochecer, haciendo barricadas en las carreteras con la quema de escombros y basura y enfrentándose con la policía.

Las fuerzas de seguridad dispersaron una marcha ayer utilizando cañones de agua y gases lacrimógenos luego de que Maduro prometió no permitir más protestas en el centro de la ciudad hasta tanto la oposición accediera a las conversaciones. Más tarde, la Unión de Naciones Suramericanas dijo que iba a enviar una delegación a Venezuela para promover el diálogo.

La cifra de muertos por las manifestaciones aumentó a por lo menos 24 ayer con Maduro refiriéndose a los manifestantes como "saboteadores" y "fascistas" que tratan de derrocarlo.

A medida que las protestas continúan, la escasez ha empeorado y el gobierno ha empezado a racionar la comida en los supermercados subsidiados, de propiedad estatal.

El ministro de Comercio Dante Rivas dijo el 7 de marzo que las barricadas han reducido el suministro de bienes básicos en un 60 por ciento. La destrucción de varios camiones de comida en las calles bloqueadas es parte de la "guerra económica" de la oposición que lucha con la ayuda de potencias extranjeras y empresarios, dijo en un comunicado de prensa.

El plan de la oposición

La oposición se mantiene optimista de que las protestas se van a expandir a medida que las dificultades económicas empeoran.

"El plan es trabajar más estrechamente con los sindicatos, las asociaciones industriales, los movimientos sociales para dar una voz unida a la insatisfacción con el gobierno", dijo por teléfono Gaby Arellano, líder de la unión de estudiantes de la Universidad Andes, desde Caracas el 11 de marzo.

Saverio Vivas, activista de la oposición en el distrito obrero Catia de Caracas, dice que las protestas no se han propagado a sus calles, porque los líderes de la oposición perdieron contacto con los pobres.

"Si las ideas de Maduro no funcionan, está bien, lo cambiaremos en las próximas elecciones ", dijo Polo. "Pero estas protestas están realmente comenzando a lastimar a los trabajadores como nosotros, lo que la hace que la gente sea más tolerante de las fallas del gobierno".