Mundo

Las 5 maldiciones económicas que acosarán al predecesor de Kirchner

Los analistas dicen que la situación rconómica en Argentina es tan mala que será inevitable introducir cambios al actual régimen de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de restricciones cambiarias, energía subsidiada y proteccionismo comercial
Bloomberg
15 octubre 2015 20:2 Última actualización 15 octubre 2015 20:3
Cristina Fernández de Kichner

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. (Archivo/Reuters)

En momentos en que se agudiza la competencia por la presidencia argentina hay algo que se hace evidente: quien gane heredará una economía en ruinas.

Los analistas dicen que la situación es tan mala que será inevitable introducir cambios al actual régimen de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de restricciones cambiarias, energía subsidiada y proteccionismo comercial. El debate se centra ahora en la rapidez y en la medida en que deben aplicarse esos ajustes.

“El desafío será lanzar un ataque en todos los frentes de esos problemas, ya que no bastará con abordarlos de a uno”, dijo Luis Secco, director de la compañía de análisis Perspectiv@s Económicas, que tiene sede en Buenos Aires.

Los siguientes son los cinco desafíos que enfrenta el país latinoamericano.

UN CRECIENTE DÉFICIT

Para Mauro Roca, un economista de Goldman Sachs Co., los problemas económicos de Argentina derivan de un déficit fiscal que el centro de estudios económicos CIPPEC, que tiene sede en Buenos Aires, estima que cerrará el año en 6 por ciento del producto interno bruto.

Alimenta el déficit un incremento del gasto de 37,5 por ciento en los primeros siete meses del año respecto de igual período del año pasado. Los ingresos del período crecieron 30,8 por ciento. Buena parte de ese gasto se destina a financiar las cuentas de energía y transporte de los argentinos, algo que un nuevo presidente deberá reducir a los efectos de equilibrar el presupuesto. No será fácil desde un punto de vista político, dijo Roca.

PRECIOS EN ALZA

El déficit impulsa la inflación. Además de reformar la política monetaria, el próximo gobierno tendrá que reorganizar su organismo de estadísticas, que sigue subestimando la inflación a pesar de haber lanzado un nuevo índice de precios al consumidor bajo presión de una censura del Fondo Monetario Internacional.

UNA MONEDA DEMASIADO ALTA

Con miras a las elecciones, el gobierno ha usado el peso para contener la inflación, para lo cual ha tenido que mantenerlo en un nivel de fortaleza artificial. El peso se ha depreciado apenas 9.1 por ciento este año, en comparación con una caída de 31 por ciento del real de Brasil, su principal socio comercial.

SUPERÁVIT COMERCIAL EN DESAPARICIÓN

La pérdida de competitividad ha llevado la participación de Argentina en el comercio bilateral con Brasil al nivel más bajo desde la creación del bloque comercial Mercosur en 1991, según la firma de análisis Elypsis.

Aislados de los mercados de capital durante una batalla legal de una década con acreedores holdout del impago de 2001, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su extinto esposo y predecesor, Néstor Kirchner, dependieron del superávit comercial para tener acceso a dólares. Ese superávit se ha ido diluyendo y cayó 95 por ciento en agosto respecto de igual mes del año pasado, a 51 millones de dólares.

Devaluar el peso para recuperar competitividad y reducir la brecha de 67 por ciento con el valor del peso en el mercado negro es inevitable, dijo Secco, de Perspectiv@s.

CAÍDA DE RESERVAS

La contracción del superávit comercial y la falta de acceso a los mercados de capital han hecho que las reservas de Argentina caigan a niveles precarios. Si bien una permuta cambiaria de 11 mil millones de dólares con China le ha permitido al banco central afirmar que las reservas ascienden a 27 mil 700 millones de dólares, los analistas observan las reservas netas para evaluar la capacidad de pago de las obligaciones de la deuda externa. El próximo presidente heredará reservas netas de apenas  mil 500 millones, según Perspectiv@s Económicas.

A los efectos de resolver su escasez de dólares, Argentina tendrá que volver a emitir deuda, lo cual puede conseguirse si se llega a un acuerdo con los tenedores de bonos impagos. Pero Rocca, de Goldman, dice que las cuentas externas de Argentina no son una preocupación tan inmediata porque el país tiene pocos reembolsos importantes de deuda que hacer antes de 2017, lo que da al nuevo presidente cierto margen de maniobra.

Todas las notas MUNDO
¿Qué hará Trump en su primera visita a la frontera con México?
¿Te gusta textear y caminar? En esta ciudad te pueden multar por eso
Samuel L. Jackson, Magic Johnson y un meme desatan polémica sobre inmigrantes en Italia
Sismo en isla italiana deja un muerto y 20 heridos
El guía musulmán de célula que planeó ataques en España está muerto
Tribunal Constitucional de Chile aprueba ley de aborto terapéutico
Armada de EU ordena "pausa operacional" tras colisión en Singapur
Asesor económico de Trump aventaja en encuestas para sustituir a Yellen en la Fed
Exfiscal de Venezuela está "bajo protección" de Colombia: Santos
Proteger a Trump pone en apuros económicos al Servicio Secreto
Rusia nombra a Anatoli Antonov nuevo embajador en EU
Brigitte Macron gozará de estatuto informal de primera dama
Tras las campanadas del mediodía, el Big Ben entró en silencio de 4 años
EU reduce servicios de visas en Rusia tras recorte de personal diplomático
Una furgoneta embiste 2 paradas de autobús en Marsella y deja un muerto
Identifican a sospechoso de ataque en Finlandia
EU y Corea del Sur inician ejercicios militares en medio de tensiones
Maduro amenaza con 'severas' acciones judiciales
Trump nos empoderó afirma exlíder del KKK
Diez marineros de EU están desaparecidos tras choque de buque con barco cerca de Singapur
Trump presentará nueva estrategia para Afganistán
Estados Unidos expande búsqueda de miembros de helicóptero
¿Necesitas un descanso? Esta celebración está hecha a tu medida
Descarrilamiento de tren en India deja varios muertos y heridos
Gobierno de Trump, un "desastre ambulante": NYT