Mundo

La UE se hizo muy grande, indica Cameron; va la Cámara a coalición

Luego del triunfo euroescéptico, creen necesaria alianza integracionista; hay desencanto hacia instituciones supranacionales del bloque tras la crisis.
Roxana González
28 mayo 2014 20:58 Última actualización 29 mayo 2014 5:0
Ganadores UE REUTERS

Reunidos en el Parlamento, los dirigentes Matteo Salvini (Liga Norte, Italia); Harald Vilimsky (FPOE, Austria); Marine Le Pen (Frente Nacional, Francia); Geert Wilders (Partido Libertad, Holanda) y Gerolf Annemans (Vlaams Belang, Bélgica). (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO. El avance de los partidos ultraderechistas en las recientes elecciones europeas complica la realidad de la Unión Europea (UE) y obligará al Parlamento Europeo a formar una gran coalición entre conservadores y socialdemócratas para salvaguardar los avances que ha dado la unión desde su creación, coincidieron especialistas consultados por El Financiero.

Para Adolfo Laborde, Director del Bachelor in International Relations del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, el fuerte respaldo obtenido por las fuerzas antieuropeas, que se consagraron como la opción más popular en Francia y Reino Unido y obtuvieron un gran resultado en otros cinco países, vaticina una legislatura incómoda para los partidos tradicionales, castigados por la gestión de la crisis económica.

La baja participación -del 43.09 por ciento- confirma además, de acuerdo con Laborde, el desencanto ciudadano y la dificultad de los líderes europeos para movilizar a sus electores justo cuando Europa más lo necesitaba.

Asimismo, los resultados confirmaron además el peor de los presagios en lo que se refiere al avance euroescéptico, que consiguió duplicar su presencia y sentará a unos 100 diputados en el hemiciclo.

“La extrema derecha del Frente Nacional (FN) en Francia pasará de tres a 23 representantes, lo que todo apunta a que sobre la figura de su líder, Marine Le Pen, girarán las negociaciones para tratar de formar una gran alianza eurofóba”, consideró por su parte Javier Urbano, investigador del Departamento de Estudios Internacionales en la Universidad Iberoamericana.

No faltarán opciones, según el experto, ya que en Dinamarca el Partido Popular fue el grupo más votado, en Austria el Partido de la Libertad (FPÖ) logró el 20 por ciento de los votos, el partido neonazi Jobbik húngaro contó con un respaldo del 15 por ciento, en Grecia el partido filonazi de Aurora Dorada conseguirá sentar a tres diputados y finalmente el partido antieuro Alternativa para Alemania (AfD) consiguió más de 300 mil votos para conseguir un asiento en el Parlamento.

Este avance, según Urbano se puede entender como un déficit democrático sobre todo entre los jóvenes europeos que no se han visto beneficiados por la Unión como lo hicieron sus padres hace una década.

“Sin duda el resultado de esta lección es una llamada de atención a los articulados tradicionales de la unión y un momento clave para que los partidos tradicionales se reorganicen, eso sumado a la recuperación económica hará sin duda que estos grupos caigan en desuso”, agregó.