Mundo

La UE, en alerta tras adopción en EU de sanciones contra Rusia

En Bruselas preocupa el impacto de esta medida en las empresas energéticas europeas e incluso en su abastecimiento de energía desde Rusia.
AFP
28 julio 2017 7:1 Última actualización 28 julio 2017 9:42
Banderas de la UE

Estabilidad en la UE en riesgo./(Reuters)

BRUSELAS.- La Comisión Europea permanece 'vigilante' tras la adopción en Estados Unidos de un paquete de sanciones contra Rusia, al temer que puedan afectar a empresas europeas del sector de la energía, indicó un vocero del Ejecutivo comunitario.

"Estamos observando este proceso de muy cerca, con gran atención. Examinamos cuál es la evolución y seguiremos de cerca la aplicación práctica de esta ley, cuando entre en vigor y si lo hace", dijo en rueda de prensa el portavoz Alexander Winterstein.

En Bruselas preocupa el impacto de esta medida en las empresas energéticas europeas e incluso en su abastecimiento de energía desde Rusia.

Tras su aprobación por la Cámara de Representantes estadounidense el miércoles, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, anunció su disposición a actuar si no se tenían en cuenta sus inquietudes.

"Vigilancia es la palabra del día para nosotros", subrayó Winterstein. "Permanecemos vigilantes", reiteró este viernes.

El Senado estadounidense aprobó el texto con la que los legisladores buscan represalias contra Rusia tras lo que consideran una campaña de desinformación y pirateo durante la pasada elección presidencial en Estados Unidos.

Con el texto, que también prevé sanciones contra Irán y Corea del Norte, los parlamentarios estadounidenses sancionan a Rusia por su anexión en 2014 de la entonces península ucraniana de Crimea y su injerencia en Ucrania.

La entrada en vigor del texto está ahora en las manos del presidente estadounidense, Donald Trump. El inquilino de la Casa Blanca que desde su llegada al poder intenta mejorar las relaciones con Moscú, puede de hecho vetarlo.

Esta sería una solución a corto plazo, ya que los parlamentarios estadounidenses, que aprobaron el texto por casi unanimidad, necesitarían simplemente una mayoría de dos tercios en una nueva votación para levantar el veto.