La esperanza de vida aumenta a 75 años en las Américas, aunque prevalecen riesgos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La esperanza de vida aumenta a 75 años en las Américas, aunque prevalecen riesgos

COMPARTIR

···
Mundo

La esperanza de vida aumenta a 75 años en las Américas, aunque prevalecen riesgos

Aunque las personas que viven en esta región pueden llegar hasta esa edad, aún prevalecen riesgos como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, así como la violencia, los homicidios y los desastres naturales.

Notimex
27/09/2017
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

WASHINGTON.- La esperanza de vida aumentó a 75 años en promedio en la región Américas, que integra algunos países de América Latina y el Caribe. 

La cifra representa un incremento de 16 años en un lapso de 45 años, es decir, casi 2 años por quinquenio (cinco años), de acuerdo con el informe Salud en las Américas 2017 publicado este miércoles por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La cifra se compara con la esperanza de vida de 59 años que registraba la región en los años 60.

En el periodo de 2010 a 2015, un 88 por ciento de las personas que nacieron en la región llegarán a cumplir los 60 años, y de estos, más del 40 por ciento, hasta los 80, resaltó durante la presentación del reporte la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Entre los logros más sobresalientes destaca un descenso de 24 por ciento de la mortalidad infantil entre 2000 y 2015, así como un descenso de 62 por ciento de los casos de paludismo y un desplome de 79 por ciento de las muertes por esa enfermedad, aunque la mortalidad materna sólo cayó 15 por ciento.

Sin embargo, las enfermedades emergentes y las no transmisibles, que causan cuatro de cada cinco muertes anuales, son los principales desafíos a enfrentar en una de las regiones más desiguales del mundo.

Entre las no transmisibles las enfermedades cardiovasculares, las respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes siguen al frente de las principales causas de mortalidad en la región.

Cuatro de cada cinco muertes anuales se deben a una de ellas, y se prevé que en las próximas décadas habrá un aumento debido al crecimiento de la población, el envejecimiento, la urbanización y la exposición a distintos factores de riesgo.

En las Américas, la tasa de obesidad, de 26.8 por ciento, duplica el promedio global de 12.9 por ciento.

Aunque la mortalidad por enfermedad cardiovascular ha disminuido casi 20% en promedio en una década, ésta sigue siendo la principal causa de muerte en la región.

Además, el 15 por ciento de la población mayor de 18 años (62 millones) vive con diabetes, un porcentaje que se ha triplicado durante la última década.

Mientras que 1.3 millones de personas murieron de cáncer en 2012, 45% de ellos en forma prematura, es decir, antes de los 70 años.

Un desafío similar ocurre con los padecimientos crónicos no transmisibles como la violencia, accidentes viales, alcoholismo y drogadicción.

Las lesiones causadas por el tránsito, que representaron el 12 por ciento de las muertes en 2013, así como también las altas tasas de homicidios que colocan a 18 países de América Latina y el Caribe entre los 20 principales en todo el mundo.

Mientras que los cambios en el ambiente, en los estilos de vida y los desplazamientos poblaciones han colaborado en parte al surgimiento de enfermedades infecciosas emergentes, como el zika y el chikungunya.

A esto se suman los desastres naturales como sismos y huracanes, entre otros fenómenos. Entre 2010 y 2016, la región enfrentó 682 desastres, el 20.6 por ciento del total mundial y esos desastres tuvieron un impacto económico de más de 300,000 millones de dólares aproximadamente.

“Necesitamos sistemas de salud fuertes, flexibles e integrados para responder eficazmente a las nuevas amenazas y a las necesidades de una población envejecida”, aseveró Etienne durante la 29ª Conferencia Sanitaria Panamericana de la OPS en Washington.

Dicho estudio se realiza desde hace 61 años cada quinquenio. En el más reciente participaron 600 funcionarios y expertos, en colaboración con los equipos de ministerios de Salud.

Par su edición se utilizaron datos de fuentes oficiales, nacionales e internacionales, así como oficiosas.

,,