Mundo

Kaine debuta en campaña de Clinton 

En lo que fue su primer discurso como candidato demócrata a la vicepresidencia de EU de la mano de Hillary Clinton, Tim Kaine se dirigió a la audiencia varias veces en español y lamentó que la reforma migratoria aún no se apruebe.
Agencias
23 julio 2016 15:48 Última actualización 23 julio 2016 15:55
Etiquetas
Tim Kaine y Hillary Clinton

Tim Kaine y Hillary Clinton (Reuters)

El senador estadounidense Tim Kaine habló hoy varias veces en español en su primer discurso como candidato demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos, en un acto en que fue presentado por la aspirante presidencial Hillary Clinton.

Ante cientos de simpatizantes en la arena de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Kaine aseguró que comparte los valores de la comunidad latinoamericana en Estados Unidos y lamentó que la reforma migratoria lleve tres años en espera de ser aprobada.

El senador, quien habló durante 40 minutos visiblemente sonriente, agradeció a Clinton su designación como compañero de fórmula, se declaró admirador suyo desde la década de 1990 y lanzó severas críticas al candidato republicano Donald Trump.

Kaine criticó la reciente sugerencia de Trump de que podría no cumplir los compromisos de seguridad de Estados Unidos con la OTAN en Europa, así como el historial del magnate de los bienes raíces de quiebras de casinos y de fundar la fallida Trump University.

"Cuando Donald Trump dice que cuidará sus espaldas, mejor tengan cuidado", declaró Kaine, mientras Clinton asentía sentada a su lado. "Deja un camino de promesas rotas y vidas destrozadas adonde sea que vaya. No podemos permitirnos dejar que haga lo mismo con nuestro país", agregó.

Antes del discurso de Kaine, Clinton dijo que el actual senador por Virginia “está calificado para el puesto” de vicepresidente y lo describió como “un progresista a quien le gusta cumplir”.

Aseguró que representa “todo lo que no son Donald Trump y Mike Pence”, integrantes de la fórmula presidencial republicana.

La mancuerna demócrata fue recibida entre aplausos y vítores, bajo las notas del tema de “Ain't no mountain high enough” de Marvin Gaye, en una arena repleta adornada con grandes banderas de Estados Unidos y los nuevos logos azules de la campana Cinton-Kaine.