Mundo

Jóvenes conservadores ofrecían 25 dólares por cazar alumnos migrantes en Texas

01 febrero 2014 10:8 Última actualización 19 noviembre 2013 13:30

   [El evento que estaba programado para el miércoles fue cancelado. / Bloomberg]   


 
AP
AUSTIN.- El grupo Jóvenes Conservadores de Texas (YCT en inglés) anunció que jugaría a "atrapa al inmigrante ilegal" en la Universidad de Texas en Austin, lo que generó la condena de los demócratas y una amenaza de expulsión de las autoridades escolares.
 
El juego estaba programado para el miércoles, cuando los miembros del club juvenil deambularan en el campus portando carteles que dijeran "inmigrante ilegal" y los alumnos que los capturaran y los llevaran a la mesa de reclutamiento de los Jóvenes Conservadores recibirían certificados de regalo de 25 dólares.
 
"El propósito de este evento es generar discusión en todo el recinto universitario sobre el tema de la inmigración ilegal y cómo afecta nuestra vida diaria", dice un comunicado publicado por el portavoz del grupo Lorenzo García. Los YCT no respondieron de inmediato a varios mensajes electrónicos enviados por The Associated Press.
 
Se les cae el "jueguito"
Sin embargo autoridades escolares señalaron que los estudiantes a quienes se les descubriera transgrediendo el código de honor podrían ser expulsados.
Gregory Vincent, el vicerrector de la universidad a cargo de asuntos de diversidad, advirtió a los estudiantes que participaran en el juego que estarían ejerciendo su libertad de expresión "en detrimento de otros".
"El YCT está contribuyendo a generar un ambiente de exclusión y falta de respeto entre nuestros estudiantes, profesores y personal al emitir el mensaje de que ciertos estudiantes no tienen cabida en nuestro campus", dijo Vincent en un comunicado. "Si el YCT lleva a cabo su plan... viola a sabiendas el código de honor y contribuye a la degradación de nuestra cultura universitaria".
 
Tras estas declaraciones el YTC dijo que temía recibir sanciones de las autoridades universitarias, según las cuales el juego violaba el código de honor de la institución.
El vocero del grupo, Lorenzo García, reconoció que la idea era "extravagante", pero que la universidad no debía reprimir las protestas estudiantiles. Añadió que la intención era provocar un debate sobre la reforma migratoria.
 
"Yo creía que el evento provocaría una discusión en la universidad", dijo García en una declaración escrita.
"Espero que la publicidad en torno del evento genere un debate entre los estudiantes".
 
La ley DREAM de Texas, que muchos republicanos quieren derogar, permite que los estudiantes que se encuentran de manera irregular en el país paguen la misma matrícula reducida que los habitantes del estado. Esos estudiantes realizan frecuentemente manifestaciones de apoyo a la ley DREAM federal, que les daría acceso a la ciudadanía.
 
Varios grupos tenían el plan de protestar contra el juego el miércoles. Los Librotraficantes, un grupo de activistas latinos a favor de una política inmigratoria más generosa, prometió entregar carteles de "inmigrante ilegal" a los estudiantes para que pudieran cobrar los premios.