Mundo

Italia se hunde en un limbo político tras dimisión de Renzi

El primer ministro entregó su renuncia al cargo al presidente, Sergio Mattarella, quien le pidió que pospusiera su dimisión hasta que el presupuesto dea aprobado por el Parlamento.
Bloomberg
05 diciembre 2016 16:44 Última actualización 05 diciembre 2016 16:47
Matteo Renzi. (Reuters)

Matteo Renzi. (Reuters)

Italia se sumió en un limbo político después de que el primer ministro, Matteo Renzi, anunciara su renuncia, mientras partidos rivales competían por llenar el vacío de poder tras la aplastante derrota del líder en un referéndum constitucional.

Los mercados financieros revirtieron una corrida inicial cuando los inversionistas asumieron la inminente dimisión de Renzi. El primer ministro entregó su renuncia al cargo al presidente, Sergio Mattarella, tras señalar que no se quedará para ayudar a consolidar una administración provisional. Sin embargo, Mattarella le pidió que pospusiera su dimisión hasta que el presupuesto del próximo año sea aprobado por el Parlamento, lo que podría ocurrir el viernes.

“La idea era que esto diera paso a nuevas elecciones y una salida del euro siempre fue muy lejana”, dijo Claus Vistesen, economista jefe de la zona euro de Pantheon Macroeconomics en Londres. “Los mercados probablemente ahora se están preparando para un extenso periodo de estancamiento, algo que no es inusual en Italia”.

Las acciones europeas avanzaban y el euro repuntó hasta cotizar 0,3 por ciento más a US$1,0699 en las primeras horas de la tarde en Roma, tras caer a su menor nivel en 20 meses poco después de la derrota de Renzi.

1
 ‘UNA HISTORIA BANCARIA’

 

Matteo Renzi podría convertirse en el primer ministro más joven de la historia del país.

Gran parte de la atención se mantiene en Banca Monte dei Paschi di Siena SpA, que está en medio de una recaudación de capital de 5.000 millones de euros (US$5.300 millones) y es vulnerable a la inestabilidad del gobierno. Las acciones de Monte dei Paschi cayeron 4,7 por ciento en la bolsa de Milán. Su acción ha caído 83 por ciento este año y un tercio de su cartera de crédito ha empeorado.

“De hoy en adelante, esto se ha transformado en una historia bancaria”, dijo Megan Greene, economista en jefe de Manulife Asset Management, a Francine Lacqua, de Bloomberg Television. “Esta fue una derrota contundente”. Al no lograr predecir el margen de la derrota de Renzi, “las encuestas de opinión se equivocaron una vez más”, dijo.

El primer ministro de 41 años anunció su decisión de dimitir durante las primeras horas del lunes, después de que su propuesta para controlar el poder del senado perdiera por 59,1 por ciento y obtuviera solo 40,9 por ciento de aprobación.

La renuncia de Renzi frena su programa de reformas, siendo hasta el momento su medida esencial la denominada Ley de Empleos que facilita a las empresas la contratación y el despido de trabajadores. Para el futuro cercano, Renzi había prometido recortes tributarios, mayor inversión estatal y medidas para enfrentar la corrupción y aumentar la eficiencia del sector estatal. Pero la campaña del referéndum suspendió gran parte de su agenda.

Muchos italianos no votaron en rechazo de la compleja reforma constitucional, sino para deshacerse de Renzi, especialmente por su reiterada promesa de renunciar en caso de ser derrotado. Las señales económicas más recientes eran prometedoras, con una expansión de la tercera economía más grande de la zona euro de 0,3 por ciento en el tercer trimestre y un leve descenso del desempleo a 11,6 por ciento en octubre. Pero el ritmo de la recuperación se mantuvo moderado, y no fue suficiente para impresionar a los votantes.