Mundo

Italia pide acción internacional para evitar que Libia entre en caos 

El ministro de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni, dijo al Parlamento que las alianzas posibles entre milicias locales y militantes del EI, inspirados por sus pares en Siria e Irak, podían desestabilizar a los países vecinos; el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este miércoles para analizar la situación en Libia.
Reuters
18 febrero 2015 7:8 Última actualización 18 febrero 2015 7:8
Paolo Gentiloni

El ministro italiano de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni, pidió a la comunidad internacional actúe ante la situación en Libia. (Archivo/Reuters)

ROMA. Italia pidió una acción internacional urgente para evitar que Libia entre en el caos, y dijo que estaba lista para ayudar a monitorizar un cese al fuego y entrenar a las fuerzas armadas locales.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse este miércoles para discutir la situación en Libia, donde dos gobiernos rivales, cada uno apoyado por exrebeldes que derrocaron a Muammar Gaddafi en 2011, luchan por el poder.

El creciente peligro se hizo visible el pasado domingo, cuando Estado Islámico (EI) difundió un video que mostraba la decapitación de 21 cristianos coptos egipcios en Libia.

El ministro de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni, dijo al Parlamento que las alianzas posibles entre milicias locales y militantes del EI, inspirados por sus pares en Siria e Irak, podían desestabilizar a los países vecinos.

"El deterioro de la situación en el terreno fuerza a la comunidad internacional a moverse más rápido antes de que sea demasiado tarde", dijo en un discurso especial sobre la crisis.

"Existe un riesgo claro de alianzas entre Daesh y grupos locales", agregó, usando un nombre árabe común para Estado Islámico. "La situación debe ser monitorizada con la atención máxima", dijo.

Italia, cuyas islas sureñas están a sólo 300 kilómetros de la costa libia, ha visto con alarma la crisis del país desde que las fuerzas occidentales ayudaron a derrocar a Gaddafi.

Cientos de miles de inmigrantes han llegado al sur de Italia en barcos inseguros, tras dejar Libia gracias a traficantes de personas que operan libremente en condiciones cercanas a la anarquía. La semana pasada, se reportó que más de 300 personas murieron intentando cruzar a Italia.

Además de alimentar el sentimiento anti-inmigración en Italia, que ya sufre una caída de su economía, la crisis ha incrementado los temores de seguridad, particularmente luego de la decapitación de cristianos egipcios esta semana y de que Estado Islámico enviara mensajes amenazantes a Roma, donde vive el Papa.

Sin embargo, la ministra de Defensa, Roberta Pinotti, dijo al Parlamento que no había evidencia de ningún aumento de amenazas a Italia en particular. "Estamos en riesgo, como todos los países que combaten el terrorismo", sostuvo.

Gentiloni habló con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, cuando Italia se unió a Estados Unidos, Francia, Alemania, España y Gran Bretaña en pedir un gobierno de unidad nacional en Libia.