Mundo

Islamistas proponen diálogo nacional en Egipto

01 febrero 2014 10:15 Última actualización 16 noviembre 2013 14:34

 [Es la primera propuesta formal hecha por simpatizantes de Morsi que no exigen su restitución. / Reuters] 


 
AP
 
El Cairo.- Una alianza que encabeza la Hermandad Musulmana se dijo dispuesta este sábado a un diálogo nacional que ponga fin a la crisis política en Egipto y por primera vez no exigió formalmente la restitución del derrocado presidente islamista Mohammed Morsi.
 
Sin embargo, el gobierno, que tiene el apoyo del ejército, no mostró interés en emprender conversaciones con partidarios del depuesto mandatario. Por su parte, jueces se pronunciaron este sábado por la disolución del partido político de la Hermandad.
 
El llamado para un diálogo que emitió la alianza de grupos islamistas es la primera propuesta formal hecha por simpatizantes de Morsi, que en protestas casi diarias exigen la restitución del gobernante que fue derrocado el 3 de julio en un golpe militar que tuvo apoyo popular.
 
Mohammed Bishr, miembro prominente de la Hermandad, dijo a la prensa que en su propuesta se solicita la libertad de todas las personas detenidas después del derrocamiento de Morsi.
 
La coalición también solicitó que se ponga fin a la represión contra miembros y aliados de la Hermandad, así como la reapertura de los canales de televisión que los apoyan.
 
"Estamos interesados en la estabilidad del país y en superar esta caída económica", manifestó Bishr.
 
La coalición dijo que su llamado estaba dirigido a las demás fuerzas políticas nacionales, así como al ejército y el gobierno interino al que apoya. La coalición dio a estos sectores un periodo de dos semanas para que examinen la propuesta.
 
Aunque en la propuesta que presentó este sábado no exige la restitución de Morsi en la presidencia, la coalición insiste en que una solución tenga como base la "legitimidad constitucional" aunque no abundó en detalles de esto.
 
Un portavoz de la Hermandad y el partido político de ésta dijo que una forma de restaurar la legitimidad constitucional es la reinstalación de Morsi por un breve periodo a fin de que pueda convocar nuevas elecciones o nombrar un nuevo primer ministro.
 
El portavoz solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones a la prensa sobre la propuesta.
 
Se desconoce cómo encajaría la propuesta de la coalición en un plan que ya está en operación y tiene el apoyo del ejército para la restitución de la democracia en Egipto.
 
El plan prevé la realización de un referendo a fines de año sobre los cambios a la constitución que elaboraron los islamistas. A esto seguirían en el segundo trimestre elecciones parlamentarias y presidenciales.
 
El viceprimer ministro Hossam Eissa dijo a The Associated Press que los simpatizantes de Morsi deberían aceptar primero el plan que apoyan los militares como punto de partida para las conversaciones.
 
"El llamado a un diálogo tiene que basarse en aceptar los logros (desde el derrocamiento de Morsi) y los acuerdos actuales", manifestó Eissa. "Si no se acepta (lo anterior), no hay diálogo", apuntó.
 
Por su parte, un panel de jueces dijo en una corte en Egipto que debería disolverse el brazo político de la Hermandad, el Partido Libertad y Justicia, y confiscársele todos sus bienes, según la agencia noticiosa estatal MENA.
 
El panel dijo en un informe que el partido debería ser disuelto ya que otro tribunal proscribió a la Hermandad, según la agencia.