Mundo

Irán rechazará cualquier intento de prorrogar sanciones en su contra

Abbas Araqchi, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, dijo que si EU "y cualquier otro miembro del P5+1 dice que quieren adoptar una nueva resolución después de 10 años que permita que las sanciones vuelvan a ser impuestas, eso incumpliría el acuerdo de Viena y no tendría ninguna credibilidad".
Reuters
22 julio 2015 7:31 Última actualización 22 julio 2015 7:31
Irán USA

A la izquiera el secretario de estado estadounidense Jhon Kerry y el ministro Mohammad Javad Zarif a la derecha, en 2014. (AP)

DUBÁI. Irán no aceptará ninguna extensión de sanciones en su contra más allá de 10 años, dijo un funcionario, en el más reciente intento del gobierno por promocionar el histórico acuerdo nuclear firmado con seis potencias mundiales entre los políticos escépticos de línea dura de la república islámica.

Abbas Araqchi, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, también afirmó en una conferencia de prensa que el país hará "cualquier cosa" para ayudar a sus aliados en Oriente Medio, remarcando el mensaje de que pese al acuerdo Teherán no cambiará su política exterior antioccidental.

El ayatolá Ali Khamenei, la máxima autoridad iraní, dijo a sus partidarios que las políticas de Estados Unidos en la región eran opuestas "en 180 grados" a las de Irán, en un discurso en Teherán acompañado por gritos de los asistentes de "Muerte a Estados Unidos" y "Muerte a Israel".

En virtud del acuerdo, Teherán reducirá a largo plazo su trabajo nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas por Washington, Bruselas y Naciones Unidas. El pacto fue firmado por Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y la Unión Europea.

Las potencias mundiales sospechaban que Irán estaba tratando de fabricar una bomba nuclear; aunque Teherán sostiene que su programa atómico es totalmente pacífico.

Sin embargo, las seis potencias mundiales, conocidas como P5+1, y la Unión Europea dijeron a principios de este mes al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que después de esa década planeaban buscar una prórroga de cinco años del mecanismo que permite que las sanciones sean reimpuestas.

Araqchi desafió esa iniciativa y dijo que la prioridad de Irán son sus intereses nacionales, no resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

"La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU dice claramente que el marco temporal del acuerdo es de 10 años y el caso de Irán se cerrará en el Consejo de Seguridad después de eso", comentó.

"Si Estados Unidos y cualquier otro miembro del P5+1 dice que quieren adoptar una nueva resolución después de 10 años que permita que las sanciones vuelvan a ser impuestas, eso incumpliría el acuerdo de Viena y no tendría ninguna credibilidad", agregó.