Mundo

Irán estudia demandar a Hollywood por "Argo"

12 febrero 2014 5:32 Última actualización 12 marzo 2013 17:56

[Bloomberg] Autoridades han acusado a "Argo" de presentar a los iraníes como personas "demasiado violentas". 



AP
 

Irán estudia demandar a Hollywood por la película "Argo", ganadora del Oscar, debido a la supuesta "descripción poco realista" del país, informaron medios iraníes.
 

Varios medios noticiosos, entre ellos el diario reformista Shargh, anunciaron que la abogada francesa Isabelle Coutant-Peyre está en Irán para conversar con las autoridades sobre cómo y dónde presentar la demanda. Coutant-Peyre es también la abogada del tristemente célebre terrorista de origen venezolano Ilich Ramírez Sánchez, conocido como Carlos el Chacal.
 

Después del ataque a la embajada estadounidense en Teherán en 1979, 52 ciudadanos de ese país fueron retenidos como rehenes durante 444 días, pero 6 empleados de la embajada recibieron refugio por parte del embajador de Canadá. Su huida, disfrazados como integrantes de un supuesto equipo cinematográfico, se narra en "Argo".
 

Después que el filme ganó el Oscar, funcionarios iraníes calificaron "Argo" de propaganda contra Irán y favorable a la CIA.
 

Los iraníes que participaron en la Revolución Islámica de 1979 han criticado fuertemente la descripción del Teherán de la época. La decisión sobre la demanda surgió después que un grupo de autoridades culturales y críticos de cine iraníes vieron la película en una presentación privada en Teherán.
 

La reunión, llamada "El engaño de Hollywood", discutió varios aspectos jurídicos de presentar una demanda, indicaron medios noticiosos sin ofrecer detalles. No están claros que acusaciones específicas Irán pudiera presentar, pero autoridades han acusado a "Argo" de presentar a los iraníes como personas "demasiado violentas".
 

Esta no es la primera vez que Irán alega que Hollywood presenta una visión distorsionada del país. En 2009 Irán demandó una disculpa de actores y ejecutivos cinematográficos de Hollywood que visitaban el país, entre ellos Annette Bening, señalando que películas como "300" y "The Wrestler" eran "insultantes" para los iraníes.