Mundo

Invasión a Irak no era el 'último recurso': informe 

John Chilcot presentó el informe sobre la invasión a Irak en 2003 y dijo que "Reino Unido decidió unirse a la invasión antes de que se hubieran agotado las opciones pacíficas de desarme. La acción militar en ese momento no era el último recurso".
AP
06 julio 2016 6:48 Última actualización 06 julio 2016 9:25
John Chilcot

Chilcot sostuvo: "El pueblo de Irak ha sufrido enormemente por una intervención militar que salió terriblemente mal". (Reuters)

LONDRES.- El responsable de la investigación británica sobre la guerra de Irak publicó un duro informe sobre un conflicto que describió como iniciado con información imprecisa de inteligencia y ejecutado con planificación "del todo inadecuada".

El funcionario retirado John Chilcot dijo que "el Reino Unido decidió unirse a la invasión antes de que se hubieran agotado las opciones pacíficas de desarme. La acción militar en ese momento no era el último recurso".

El gobierno del entonces primer ministro Tony Blair valoró la amenaza que suponían las armas del líder iraquí Saddam Hussein con "una certeza que no estaba justificada", afirmó Chilcot. La planificación militar de la guerra y la posguerra no estuvieron a la altura, añadió.

"El pueblo de Irak ha sufrido enormemente por una intervención militar que salió terriblemente mal", afirmó Chilcot.

Sin embargo, el director de la pesquisa no se pronunció sobre si la invasión de 2003 fue legal, y no determinó que Blair y su gobierno hubieran desinformado de forma deliberada al Parlamento o al público británico.

Chilcot supervisó una investigación que ha llevado siete años completar, con 150 testigos y 150 mil documentos analizados. Sus conclusiones son un golpe para Blair, que dijo al entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush, ocho meses antes de iniciar la invasión en marzo de 2003 —y sin consultar a sus consultar del gobierno— "Estaré contigo pase lo que pase".

El informe señaló que Blair fue a la guerra para alzarse en igualdad de condiciones con el principal aliado de Gran Bretaña, sólo para verse excluido de la toma de decisiones más importantes sobre la campaña militar y la posguerra.

QUE NO SE REPITAN ERRORES: FAMILIARES DE BRITÁNICOS CAÍDOS EN IRAK

Las familias de los militares británicos caídos en la guerra de Irak afirmaron que Gran Bretaña debería aprovechar el informe Chilcot para asegurarse de que el país no vuelve a cometer esos graves errores.

En un comunicado, un grupo de familias que tuvo acceso al resumen ejecutivo del informe afirmó que "nunca deben volver a cometerse tantos errores que sacrifiquen vidas británicas y lleven a la destrucción de un país sin ningún resultado positivo".

La hermana de un soldado fallecido, Sarah O'Connor, afirmó que el informe confirma que hay un 'terrorista' del que el mundo tiene que saber, y "ése es (el ex primer ministro) Tony Blair".

Las familias de los militares llevan tiempo presionando para que se realizara la investigación y que los responsables de la participación británica en la invasión que lideró Washington en Irak en 2003 rindieran cuentas.