Mundo

Inmigrantes mexicanos, como espectadores en las elecciones de EU

Los inmigrantes mexicanos a pesar de no poder votar por no ser ciudadanos estadounidenses,  hacen un llamado dentro de sus comunidades con la esperanza de ser tomados en cuenta por los electores. 
AP
05 noviembre 2016 12:12 Última actualización 05 noviembre 2016 12:41
La deportación: la mayor preocupación de 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos.

La deportación: la mayor preocupación de 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos. (Foto: AP)

Nunca hubo duda de que las hijas estadounidenses de Juana Álvarez —de 18 y 20 años— participarían en la elección presidencial de este año. Álvarez —quien vino a Estados Unidos de adolescente y vive en el país de manera ilegal— hizo cuanto pudo para asegurarse de eso.

"Tenía dos personas que quería inscribir y las inscribí", dijo la mexicana de 39 años a través de un traductor.

Álvarez es limpiadora de cuartos y vive en Brooklyn, Nueva York.

Para Álvarez y los otros cerca de 11 millones de inmigrantes que como ella viven en Estados Unidos sin autorización, esta es elección potencialmente crucial. El candidato republicano a la presidencia Donald Trump promete deportaciones masivas y levantar un muro en la frontera, mientras que su rival demócrata Hillary Clinton promete apoyar una reforma migratoria y proteger las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama en favor de inmigrantes.

El día de la elección, estos inmigrantes seguirán los resultados como espectadores, mientras su futuro está en manos de los votantes. Según la constitución estadounidense, los únicos que pueden votar son los ciudadanos.

Trump ha dicho que teme un fraude electoral o que los inmigrantes sin autorización vayan a votar. De manera general, ha dicho que todos los inmigrantes deben de cumplir con la ley.

Álvarez y otros inmigrantes como ella dicen que han estado participando en los esfuerzos para animar a votantes a salir a votar, pese a que no son ciudadanos.

En lugares como Nueva York, California, Arizona y Virginia, ellos han estado tocando puertas y haciendo llamadas telefónicas, inscribiendo a votantes, exhortándolos a que vayan a votar, y contándoles historias con la esperanza de que tengan en mente a los inmigrantes al momento de sufragar.

"Para mí, es importante que quienes pueden votar salgan de las sombras y hagan escuchar sus voces", dijo Álvarez.

Isabel Medina, de 43 años, quien vive en Estados Unidos sin autorización desde hace 20 años y tiene tres hijos, dos de ellos nacidos en este país, ha trabajado haciendo llamadas a ciudadanos y ha participado en campañas para inscribir votantes, asegurándose que, "aunque ellos están frustrados, desalentados, se den cuenta de que esto realmente es importante, que se den cuenta del poder que tienen en sus manos".

Medina, quien vive en Los Ángeles, dijo que siempre enfatizaba la necesidad de votar por todas las contiendas, no solo la presidencial, y la importancia de tomar parte en referendos y propuestas locales y estatales.

Aunque estos inmigrantes no pueden votar, el trabajo que están haciendo para promover el voto marca una diferencia, dijo la mexicana Karina Ruiz, de 32 años, de Phoenix, quien vino a Estados Unidos de manera ilegal a la edad de 15 años y ahora es directora ejecutiva interina de Arizona Dream Act Coalition, una organización defensora de los inmigrantes que ha estado promoviendo el voto hispano.

"Esto está teniendo efecto porque las personas que no votarían de otra manera, cuando escuchan mi historia y escuchan que su voto sí cuenta y marca una diferencia, se animan a participar y ser mi voz", dijo Ruiz, quien tiene un permiso de trabajo y está exenta de deportación bajo la orden ejecutiva de Obama. Esta orden ejecutiva podría ser cancelada por cualquier presidente en el futuro.

"Pienso: Si pudiera, solo emitiría un voto", dijo, pero "si puedo influir en 50 a 60 personas para que salgan a votar, esa es mi voz multiplicada un montón de veces".

En cuanto a lo que pasará después del 8 de noviembre, Medina dijo que "la incertidumbre, se siente. No sé qué es lo que va a pasar". No quiere asustar a sus hijos estadounidenses por la posibilidad de que ella y su esposo terminen deportados. "Sí, estoy preocupada".

Todas las notas MUNDO
Diez muertos en operación policiaca en hacienda de Brasil
Trump y el caso ruso, ¿qué desarrollo se puede esperar?
Fiscal denuncia "excesiva" represión de fuerzas del orden en protestas en Venezuela
Trump llama "loco con armas nucleares" a líder norcoreano
Lenín Moreno asume la presidencia de Ecuador
Gobierno catalán reclama formalmente a Rajoy negociar el referéndum
Esto es lo que sabemos del atentado en Manchester
Atacante suicida de Manchester era parte de una red: policía
OTAN acuerda sumarse a la coalición antiyihadista, revela fuente diplomática
Salman Abedi, el "chico callado" que se volvió contra Manchester
Cinco policías kenianos mueren por detonación de artefacto explosivo
5 preguntas que se hacen los brasileños sobre crisis que puede tirar a Temer
Al menos 16 civiles mueren en bombardeos de coalición en Siria
“Nos viene bien la paz”, dice Trump tras reunión con el Papa
Trump alaba a Duterte por "trabajo increíble" en Filipinas: NYT
Macron quiere ampliar el estado de emergencia en Francia
Maduro activa la Constituyente y la Asamblea la rechaza
Alud 'sepulta' parte de la autopista 1 de California
Aeropuerto de Newark es reabierto tras reportarse incendio
Hijo de Ernesto Zedillo rompe récord en Miami... con la venta de su casa
Trump quiere reducir la ayuda de EU para México y Centroamérica
Reino Unido, atento ante la posibilidad de otro ataque inminente
Manchester, cuna de músicos y del marxismo, vuelve al terror
Etíope Tedros, primer africano que presidirá la OMS
Exjefe de la CIA preocupado por contactos Rusia-Trump