Mundo

Este país es el nuevo 'favorito' de los inmigrantes

Mientras las políticas migratorias se endurecen en Estados Unidos y Gran Bretaña, más de 34 mil 400 haitianos llegaron a esta nación en América Latina en busca de mejores condiciones de vida.
Bloomberg
21 noviembre 2016 17:55 Última actualización 21 noviembre 2016 20:45
En los primeros meses del año, más de 34 mil haitianos llegaron a Santiago de Chile. (WelcomeChile)

En los primeros meses del año, más de 34 mil haitianos llegaron a Santiago de Chile. (WelcomeChile)

Mientras los Estados Unidos y el Reino Unido se vuelven en contra de los inmigrantes, un país latinoamericano mantiene su puerta abierta a los pobres del continente, y el rostro del país está cambiando.

Más de 34 mil 400 haitianos llegaron a Chile en los primeros meses de este año, y la afluencia crece cada mes, según el departamento de policía. Junto a colombianos, peruanos, dominicanos y venezolanos, Chile está recibiendo ahora inmigrantes a un ritmo similar al del Reino Unido, en relación a sus poblaciones.

Este podría ser sólo el comienzo. En tanto es más probable que Europa y los Estados Unidos se vuelvan más hostiles hacia la inmigración, y sin una fuerte política migratoria, el país más rico de Sudamérica se convertirá en un imán aún mayor para quienes buscan empleos y una vida mejor, dijo el sociólogo Cristian Doña.

Si bien hasta el momento hay pocos signos de una reacción adversa, las cifras avanzan rápido a medida que el desempleo aumenta y el crecimiento de los salarios disminuye.

“Existe un riesgo de racismo activo en las calles”, dijo Doña, investigador asociado del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social en Santiago.

“Me preocupa que, sin políticas claras, cualquier populista o demagogo pueda impulsar ataques racistas”. Por ahora, pocos políticos chilenos ven el avance de los inmigrantes como un problema. La ley que regula la inmigración tiene 40 años, y es poco probable que los planes de reformar el sistema avancen antes de la próxima elección de noviembre de 2017.

1
 

 

Trabajador haitiano en Chile. (Bloomberg)


Los flujos futuros dependerán más de las oportunidades económicas que de la política gubernamental.

Los haitianos continúan arribando pese a la persistente debilidad del mercado de trabajo y la creación de empleos. Chile está soportando su tercer año de crecimiento económico flojo y un desempleo que alcanzó casi un máximo en seis años de 7.1 por ciento en julio. Desde entonces, cayó hasta 6.8 por ciento.

“Chile necesita inmigración por razones económicas y demográficas”, dijo Rodrigo Sandoval, responsable del Departamento de Extranjería y Migración estatal. “Pero la capacidad de la economía para procesarla es limitada. Ya se ven algunas áreas de Santiago donde el número de haitianos supera lo que la economía puede tolerar”.

Aun así, el flujo de migrantes que llegan a Chile podría disminuir por sí mismo a medida que las oportunidades económicas se agotan. Muchos haitianos han dejado a sus familias y podrían fácilmente mudarse si las perspectivas son mejores en otro lugar.

Más aún, mientras la Alianza del Pacífico ha consagrado el libre movimiento de bienes y servicios, podrían pasar años antes de que el libre movimiento de mano de obra se convierta en realidad. El tema apenas fue mencionado en la última cumbre de la Alianza del Pacífico que se celebró en julio.