Mundo

Inmigrante afgano muere baleado en frontera de Bulgaria; ONU condena 

El hecho ocurrió cuando una patrulla de tres oficiales trataba de contener a un grupo de unas 50 personas cerca de la frontera entre Bulgaria y Turquía; la ACNUR reprobó el hecho y dijo que buscar asilo es un derecho humano universal, no un crimen.
16 octubre 2015 7:57 Última actualización 16 octubre 2015 7:57
Bulgaria

El afgano murió en la frontera entre Bulgaria y Turquía, tras recibir un disparo de un policía. (Reuters)

SOFIA. Un hombre afgano que buscaba asilo murió a manos de la policía fronteriza búlgara por un disparo de advertencia que rebotó en él, informaron funcionarios de Bulgaria, en un hecho que Naciones Unidas calificó como el primer incidente de este tipo en la actual crisis migratoria.

El hombre viajaba con un grupo de refugiados desde Afganistán cuando se enfrentó con una patrulla cerca del pueblo búlgaro de Sredets.

"En ACNUR estamos profundamente impactados por este incidente", dijo Boris Cheshirkov, portavoz de la agencia de refugiados de Naciones Unidas.

"Deploramos la muerte de una persona afgana que busca asilo, tratando de buscar seguridad al otro lado de la frontera. Instamos a las autoridades búlgaras a realizar una investigación inmediata, transparente e independiente. Buscar asilo es un derecho humano universal, no un crimen", agregó.

La muerte llevó al presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, a pedir una acción rápida coordinada por la Unión Europea para abordar la crisis. El bloque ha ofrecido esta semana a Turquía asistencia y lazos más cercanos a cambio de la ayuda de Ankara para contener el flujo de inmigrantes.

El primer ministro Boiko Borisov dejó una cumbre de la UE sobre refugiados en Bruselas y regresó al país después de enterarse del incidente.

ACNUR dijo que es la primera vez que una persona que busca asilo muere baleada mientras intenta ingresar a Europa, que está lidiando con la llegada de cientos de miles de personas que huyen de la guerra o la pobreza en África, Oriente Medio y Asia. Otras 3 mil personas han fallecido, en su mayoría ahogadas.

El hecho ocurrió cuando una patrulla de tres oficiales trataba de contener a un grupo de unas 50 personas cerca de la frontera entre Bulgaria y Turquía, dijo Georgi Kostov, secretario en jefe del Ministerio del Interior.

"Ellos opusieron resistencia durante la detención. Uno de los oficiales hizo disparos de advertencia y, según sus palabras, uno de los inmigrantes fue herido por un rebote y murió más tarde", agregó. Fiscales búlgaros están investigando el incidente.