Mundo

Inician en Cataluña proceso separatista

El gobierno de España impugnará ante el Tribunal Constitucional; la resolución propone abrir un proceso constituyente que siente las bases de un Estado catalán independiente en forma de república el cual concluiría en 2017.
Agencias
10 noviembre 2015 0:50 Última actualización 10 noviembre 2015 5:0
La resolución independentista se aprobó entre aplausos y protestas de los legisladores catalanes. (AP)

La resolución independentista se aprobó entre aplausos y protestas de los legisladores catalanes. (AP)

BARCELONA.- El Parlamento de Cataluña aprobó por 72 votos a favor y 63 en contra, la resolución con la que darán inicio formal al proceso de separación de España,cuyo gobierno encabezado por el conservador, Mariano Rajoy, de inmediato anunció que impugnará la medida ante el Tribunal Constitucional.

La resolución, pactada de antemano por los grupos políticos secesionistas de Juntos Por el Sí y Candidatura de Unidad Popular (CUP), propone abrir un proceso constituyente que siente las bases de un “Estado catalán independiente en forma de república”, el cual concluiría en 2017.

“El gobierno no va a permitir que esto continúe, vamos a utilizar toda la fuerza del estado de derecho. Entiendo el hartazgo y la indignación que este desafío provoca en tantos españoles, pero estén tranquilos y confíen en sus instituciones. Cataluña no se va a desconectar de ningún sitio ni se va a producir ninguna fractura. Nadie tendrá que renunciar a su nacionalidad española y europea”, dijo Rajoy desde Béjar, en la provincia de Salamanca.

El primer paso del gobierno español será impugnar, mañana miércoles, la resolución secesionista ante el Constitucional y solicitar la suspensión de la iniciativa y de sus posibles efectos.

Si se admite a trámite, el acuerdo aprobado por los catalanes se suspenderá de forma automática y cautelar, como ocurrió hace un año con la convocatoria de la consulta soberanista impulsada por el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, e impugnada por Rajoy, aunque el texto de la resolución deja en claro que el Parlamento catalán y el proceso secesionista “no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional”, órgano que considera “deslegitimado”.

ATONOMÍA FISCAL

Ante este escenario, Rajoy reiteró su amenaza de recurrir, de ser necesario, al artículo 155 de la Constitución española, que contempla la suspensión de la autonomía a una región que no cumpla la ley vigente. También anunció que este martes abordará la situación con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, quien calificó la resolución independentista como el “mayor desafío al orden constitucional de España”.

Al iniciar el debate para su segunda investidura como presidente de la Generalitat, Mas prometió plena autonomía fiscal, a través de un modelo de “cooperación y confianza en el que ya trabajan los mejores técnicos”.

De desobedecer la resolución del Tribunal Constitucional, la respuesta que daría el gobierno español incluiría medidas económicas, como la suspensión de nuevas remesas del Fondo de Liquidez, lo que provocaría que el gobierno catalán no pudiera pagar en el corto plazo a algunos de sus proveedores e incluso a sus funcionarios. Además, la Abogacía del Estado y la Fiscalía iniciarían un proceso penal contra los responsables de la desobediencia.