Mundo

Inicia juicio político
en Brasil contra el vicepresidente

Marco Aurelio Mello, magistrado de la Corte Suprema de Brasil, ordenó que la Cámara de Diputados inicie los trámites para un juicio político contra el vicepresidente Michel Temer. 
Agencias
05 abril 2016 21:0 Última actualización 06 abril 2016 5:0
La presidenta Dilma Rousseff  y el vicepresidente  Michel Temer. (Reuters)

La presidenta Dilma Rousseff y el vicepresidente Michel Temer. (Reuters)

BRASILIA.- Marco Aurelio Mello, magistrado de la Corte Suprema de Brasil, ordenó que la Cámara de Diputados inicie los trámites para un juicio político contra el vicepresidente Michel Temer, similar al proceso en curso contra la presidenta Dilma Rousseff, quien ayer descartó hacer cambios en su gabinete, a pesar de que le ayudarían a conseguir respaldo para superar una votación en su contra.

El pedido contra Temer fue presentado por un abogado y rechazado por Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados. Sin embargo, el denunciante apeló ante el máximo organismo judicial y obtuvo el apoyo de Mello.

Michel Temer habría incurrido en el mismo “delito de responsabilidad” que la presidenta Rousseff al firmar una serie de decretos que facilitaron maniobras contables para maquillar los resultados del gobierno en los últimos dos años.

Mello también determinó que se instale una comisión especial en la Cámara de Diputados, bajo el mismo sistema de la ya designada para analizar las acusaciones contra Rousseff, pero centrada en el caso del vicepresidente.

Temer, quien asumiría el poder en caso de que Rousseff sea destituida, está completamente distanciado de la presidenta, sobre todo después de que el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que él preside, anunciara la semana pasada su ruptura con el gobierno.

Luego de conocer la decisión del magistrado de la Corte, Temer anunció su decisión de pedir una “licencia” de la presidencia del PMDB, que quedará ahora en manos del senador Romero Jucá, quien se ha posicionado abiertamente a favor de la destitución de Rousseff.

La mandataria aseguró ayer que no pretende cambiar su gabinete antes de la votación de las próximas semanas en la que la Cámara de Diputados definirá si la lleva a juicio político, a pesar de que ello le ayudaría a conseguir respaldo político.

En tanto, el presidente del Senado, Renan Calheiros, dijo que “ve con buenos ojos” la celebración de elecciones generales en el país en octubre, junto con los comicios municipales, con el objetivo de salir de la actual crisis política. “Si la política no logra salidas, no podemos cerrar ninguna puerta”, afirmó.