Mundo

Indecisos, con el poder de la nación

En la víspera del histórico referéndum sobre la independencia de Escocia del Reino Unido, las encuestas señalaron que ganaría el “no” por un estrecho margen de 52 a 48 por ciento.
Agencias
18 septiembre 2014 1:26 Última actualización 18 septiembre 2014 5:0
Escocia.

Escocia.

GLASGOW, Escocia.- En la víspera del histórico referéndum sobre la independencia de Escocia del Reino Unido, las encuestas señalaron que ganaría el “no” por un estrecho margen de 52 a 48 por ciento, pero la moneda sigue en el aire, ya que de ocho a 14 por ciento de los 4.3 millones de electores se mantiene indeciso.

Los dirigentes y simpatizantes de ambos bandos salieron a las calles de Glasgow, la mayor ciudad escocesa, y de otras localidades, para el día final de la campaña, en un país atrapado por la excitación y la esperanza, pero también por el temor y la preocupación por lo que pueda ocurrir después de 307 años de unión con Inglaterra. El premier escocés Alex Salmond, artífice del apoyo a la independencia, pidió en una carta abierta a la población “despertar la mañana del viernes al primer día de una mejor nación”, tras recalcar que el futuro está en sus manos e invocar al economista del siglo XVIII Adam Smith, así como a Robert Burns, el mayor poeta de Escocia, para demandar que “no dejen escapar esta oportunidad de nuestros dedos. No dejen que nos digan que no podemos. Hagámoslo”.

Calificó a la propuesta de más poderes para el Parlamento de Edimburgo, formulada el martes por el premier británico, David Cameron, el vicepremier Nick Clegg, líder de los demócrata liberales, y Ed Miliband, líder de la oposición laborista, como “el mismo paquete que se ofreció en primavera y que fue reempaquetado por la desesperación”.

Por su lado, Cameron, declaró a The Times que siempre consideró que la justa sería muy cerrada. “Cualquiera que sea el resultado, somos una democracia. Debemos respetar la expresión de la gente a través de las urnas”, dijo. El conservador visitó Escocia en dos ocasiones la semana pasada, para solicitar que siga en el Reino Unido, pero es impopular y es visto como el epítome de un desdeñoso inglés de clase alta. Interrogado en torno a si ha despertado por la noche acosado por la posibilidad de la derrota, contestó: “Por supuesto”.

ESTA DESESPERADO

En un correo electrónico enviado a los escoceses residentes en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, afirmó que “quiero desesperadamente que nuestra familia de naciones se mantenga junta y si ustedes también lo quieren, por favor hagan lo que puedan para ayudar a salvar a nuestro gran país”. Por la noche, mil 500 separatistas se manifestaron en Glasgow, cuya importancia ha crecido, ya que sus más de 486 mil votantes, en su mayoría de orientación laborista, pueden inclinar la balanza. Los últimos tres sondeos, publicados la noche del martes, indican que los nacionalistas avanzan, pero el dato de que los unionistas mantienen la ventaja alentó a los inversionistas a comprar libras, extendiendo sus ganancias frente al dólar.