Mundo

Argentina enviará iniciativa para disolver Secretaría Inteligencia 

La presidenta argentina Cristina Fernández anunció el lunes una iniciativa de ley para disolver la Secretaría de Inteligencia, dependencia que investigaba el atentado de AMIA en el que hubo 85 personas muertas y el que supuestamente fue encubierto por la mandataria. 
Reuters
26 enero 2015 18:41 Última actualización 26 enero 2015 19:19
Cristin Fernández

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner anunció una iniciativa de ley para disolver la Secretaría de Inteligencia(SIDE) por las sospechas de que agentes estén involucrados en la muerte de Nissman. (Reuters)

El Gobierno de Argentina enviará esta semana al Congreso un proyecto de ley para disolver la Secretaría de Inteligencia(SIDE), dijo el lunes la presidenta Cristina Fernández, en momentos en que funcionarios acusan a un ex agente de estar involucrado en la muerte de un fiscal.

Durante una extensa cadena nacional, la mandataria explicó que se busca "transparentar" la dependencia.

Argentina se ha visto sacudida por la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien denunció días antes a Fernández de encubrir a los supuestos responsables iraníes de un brutal atentado contra una mutual judía ocurrido hace 20 años en Buenos Aires.

FISCAL IMPUTA A COLABORADOR DE NISMAN

La fiscal argentina que investiga la misteriosa muerte de su colega Alberto Nisman imputó a un colaborador del fallecido funcionario por haberle dado el arma que acabó con su vida, en un caso que ha conmocionado a la sociedad y sacudido a la clase política del país.

Nisman estaba a cargo de la fiscalía especial que investiga el atentado contra la mutual judía AMIA en 1994, y días antes de su fallecimiento había acusado a la presidenta Cristina Fernández de un complot para encubrir a los iraníes acusados del estallido que dejó 85 muertos en Buenos Aires.

El fiscal fue hallado el domingo 18 de enero en el baño de su departamento con un disparo en la sien y un arma a su lado, justo horas antes de una reunión agendada con diputados para presentar detalles de su denuncia, que también involucra al canciller argentino, dos dirigentes políticos y un legislador.

Su colaborador Diego Lagomarsino declaró ante la justicia que le prestó el arma porque el propio Nisman se la había pedido supuestamente para protegerse.

"(Lagomarsino) se encuentra imputado por facilitar el arma Bersa calibre 22 hallada en el departamento de Alberto Nisman", dijo en un comunicado de Viviana Fein, la fiscal del caso.

"La fiscal está evaluando las pruebas recolectadas y los testimonios para saber hasta dónde podría extenderse la imputación", añadió la nota de Fein.

El Gobierno sospecha que la muerte de Nisman pudo haber sido instigada por agentes de inteligencia desplazados recientemente y una fuente oficial dijo a Reuters que las autoridades están estudiando una "profunda reforma" de la legislación que regula las tareas de espionaje en el país.

"Se estudia una purga y también cambiar la ley", que regula a los organismos de inteligencia, señaló a Reuters la fuente, que prefirió que no se revelara su identidad. "Si no, esto es ingobernable", añadió.

DUDAS CRUZADAS

El trágico final de Nisman es investigado bajo el rótulo de "muerte dudosa" y las autoridades han dicho que no se descarta ninguna de las tres hipótesis: suicidio, suicidio instigado o asesinato.

La fiscal Fein informó el fin de semana que la autopsia determinó que el arma fue disparada a una distancia inferior a un centímetro de la sien, lo que apoya la teoría del suicidio.

"Fue prácticamente apoyando el arma sobre el parietal derecho", dijo Fein al canal de noticias TN.

Pero todavía hay muchas dudas.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, ya ha comenzado a investigar a los oficiales de policía asignados para proteger a Nisman. El fiscal tenía una custodia personal compuesta por diez agentes de la policía federal.

"He pedido... un sumario administrativo para ver cómo se actuó, de qué manera se actuó y si la custodia actuó correctamente", dijo al final de la semana pasada Berni, a una radio local. "Quiero saber hora por hora cómo fueron los acontecimientos".

De acuerdo con medios locales, los dos agentes de seguridad que debían encontrarse con Nisman en la mañana del domingo de su muerte -y que ya declararon ante la fiscal Fein- dieron versiones contradictorias respecto de a qué hora subieron al departamento del fiscal ese día a tocarle el timbre.

Mientras tanto, Fein dijo el lunes que comenzó un "análisis profundo" sobre las imágenes de las cámaras de seguridad del edificio de Nisman, después de detectar "falencias" en los registros escritos de ingresos y egresos del lujoso complejo ubicado en el barrio de Puerto Madero.

La denuncia de Nisman -unas 300 páginas que se conocieron la semana pasada- fue considerada débil por el Gobierno y algunos expertos, que argumentan que los servicios de inteligencia que colaboraban con el fiscal pudieron brindarle información falsa.

Nisman creía que hubo un fallido plan secreto entre Buenos Aires y Teherán para "desincriminar" a varios iraníes, sobre los que pesan alertas rojas de Interpol, a fin de restablecer los lazos diplomáticos y comerciales bilaterales.

HUYE PERIODISTA

El primero en alertar sobre un episodio en el departamento de Nisman fue el periodista Damian Pachter, que trabaja para el diario Buenos Aires Herald, a través de su cuenta de Twitter.

Pachter salió del país afirmando temer por su seguridad. El domingo aterrizó en la ciudad israelí de Tel Aviv, mostraron imágenes de Reuters.

"Me voy porque mi vida corre peligro. Mis teléfonos están pinchadísimos (muy intervenidos)", había dicho el sábado al sitio web del diario Infobae.

El periodista argentino escribió una nota en primera persona que fue publicada el lunes por el diario israelí Haaretz en la que afirmó que se sentía observado.

Los datos de su vuelo con la estatal Aerolíneas Argentinas a Montevideo -donde Pachter conectó con un avión de otra firma- y hasta el monto que pagó por su ticket fueron divulgados por la agencia de noticias oficial el sábado, y luego reproducidos por el Gobierno.

"En la Argentina hay plena seguridad para todos los periodistas para que puedan desempeñar sus funciones", dijo el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, en conferencia de prensa, intentando calmar las aguas.

"No existe ningún tipo de impedimento para que ningún periodista pueda expresar lo que piensa", sostuvo el funcionario, que justificó la difusión de la información sobre el viaje de Pachter por ser "un hecho de repercusión pública".

Todas las notas MUNDO
Esto es lo que sabemos del ataque terrorista en Barcelona
ISIS se atribuye atentado en Barcelona
¿Por qué los CEOs abandonaron los consejos económicos de Trump?
Senador de EU pide investigar bebidas alcohólicas en México
Cierran cárcel venezolana donde murieron 37 personas
Chile rechaza petición de EU de romper lazos con Corea del Norte
Asesor económico seguirá en su cargo pese a diferir con Trump sobre Virginia
Trump se aísla en medio de controversia racial por violencia en Virginia
Cultura de EU se hace "trizas" por remoción de estatuas: Trump
Malala obtiene plaza en la Universidad de Oxford
Tim Cook también se opone a Trump sobre violencia en Virginia
Tribunal de Venezuela ordena capturar a diputado disidente
Corea del Norte cruzaría "línea roja" si pone ojiva nuclear en misil: Moon
Corte envía a activistas de Hong Kong a prisión
Pese a la crisis en Venezuela, Maduro viaja a La Habana
¿Perros azules? Sí existen y su origen es un 'foco rojo' ambiental
Supremacistas querían probar su ‘pureza’, pero el ADN les dio ‘una sorpresa’
'Yo voy a impedir la guerra a toda costa', dice el presidente de Corea del Sur
¿En quién confía más el mundo: en Trump o Putin?
Mueren 37 reos en cárcel del sur de Venezuela
EU acaba con programa que ayuda a menores centroamericanos
EU pide a México, Brasil, Chile y Perú cortar lazos con Corea del Norte
Pandilleros atacan hospital en Guatemala; hay al menos seis muertos
Se intensifican críticas contra Trump tras comentarios sobre violencia en Virginia
EU usará su fuerza para restaurar democracia en Venezuela: Pence