Mundo

Huracanes de 2013 serán 30% más fuertes que hace 98 años

12 febrero 2014 4:22 Última actualización 25 junio 2013 20:11

[Cuartoscuro] 


Notimex

Bogotá .- La temporada de huracanes de 2013 será 30% más fuerte que el promedio en 98 años, alertó hoy el funcionario de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, Jan Gelfand.

El jefe de Programas y Operaciones de la Oficina de Zona para América presentó predicciones, en un documento difundido en esta capital, según las cuales "se espera que esta temporada de huracanes sea 30% más fuerte que la norma marcada desde 1915-2012".

"En concreto, se espera que haya 16 tormentas tropicales y ocho huracanes mayores", indicó.

"Las sociedades nacionales continúan trabajando junto a gobiernos y comunidades para reducir los riesgos y amenazas que confrontan las comunidades vulnerables, en busca de aumentar su capacidad de resiliencia", afirmó.

Recordó que "terremotos, huracanes, erupciones volcánicas, sequías e inundaciones han causado la pérdida de unas 65,000 vidas humanas, han generado daños por unos 20 billones de dólares y afectado la vida de 15 millones de personas de la región en las últimas tres décadas".

Latinoamérica y el Caribe ya registran "el mayor número de desastres en el mundo, y el segundo más alto de muertes debidas a desastres", indicó.

"Debido al cambio climático, las temperaturas probablemente se alzarán unos cuatro grados durante este siglo, afectando la frecuencia de desastres, la calidad del agua, los medios de vida y mucho más", reiteró.

Insistió que "un aumento en el número de eventos agobiarían los sistemas nacionales y globales de respuesta a desastres. Las organizaciones humanitarias deben confrontar este reto con medidas para fortalecer la preparación y la respuesta a todos los niveles".

"Ya estamos enfrentando varios de los efectos negativos del cambio climático, como lo son las fuertes tormentas, las inundaciones y las sequías severas", agregó.

A juicio de Gelfand, "hay que prestarle más atención a las acciones de adaptación para poder evadir, o al menos reducir, las peores consecuencias del cambio climático, como lo son las pérdidas de vidas, hogares y medios de vida".
 
Recomendó "hacer grandes esfuerzos para incrementar rápidamente las acciones de adaptación a través de intervenciones de base comunitaria en reducción de riesgo".