Mundo

Hungría hará referéndum sobre cuotas de inmigrantes de la UE 

El presidente Janes Ader dijo que se preguntará: "¿Quiere que la UE tenga el derecho de ordenar el asentamiento obligatorio de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?". El referéndum está convocado para el 2 de octubre.
Reuters
05 julio 2016 10:9 Última actualización 05 julio 2016 10:9
Inmigrantes

(Reuters)

BUDAPEST.- Hungría celebrará el 2 de octubre un referéndum en el que decidirá si acepta un futuro sistema de cuotas de la Unión Europea para reasentar inmigrantes, lo que supone una escalada en la lucha del primer ministro Viktor Orban contra las políticas migratorias de la UE.

En medio de la conmoción por la votación británica a favor de salir de la Unión Europea, Orban sigue adelante con su propio referéndum que espera que le proporcione un claro mandato para desafiar a Bruselas. Ya está en marcha una gran campaña antes del referéndum.

Orban tomó una postura transmigración durante la crisis migratoria europea del año pasado. Hungría era el mayor punto de entrada al territorio de libre circulación Schengen de la UE para los inmigrantes que llegaban por tierra hasta que Orban cerró las fronteras con Croacia y Serbia.

El presidente Janes Ader dijo a través de un comunicado publicado en la página web de su oficina que la votación respondería a la siguiente pregunta: "¿Quiere que la Unión Europea tenga el derecho de ordenar el asentamiento obligatorio de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?"

Hungría ya está batallando en contra del plan de reasentamiento de la UE establecido durante el punto álgido de la crisis del año pasado, que determinó cuotas para que cada país del bloque albergase inmigrantes durante dos años. Junto con Eslovaquia, Budapest ha acudido a los tribunales para denunciar el plan.

Pero la UE también está negociando un cambio en el reglamento de asilo que requerirá a los estados miembros que acepten una cuota de refugiados o paguen una penalización para que sean reasentados en otra parte.

Antal Rogan, jefe de Gabinete de Orban, dijo que había que frenar el influjo de inmigrantes.

"El gobierno húngaro pide a los ciudadanos húngaros decir no a un reasentamiento obligatorio y decir no a la política migratoria de Bruselas", dijo Rogan a periodistas. "Sólo los húngaros pueden decidir con quién quieren vivir en Hungría".

Rogan también dijo que Hungría había doblado el número de tropas patrullando su frontera sur con Serbia, donde de 6 mil a 10 mil policías y soldados serían desplegados a partir de ahora.

Más de 17 mil inmigrantes han entrado en Hungría ilegalmente desde Serbia en lo que va de año, según el Gobierno.

Rogan dijo que los traficantes de personas habían comenzado a utilizar "drones" para vigilar los movimientos de las patrullas fronterizas húngaras y añadió que Hungría informaría de esto a las autoridades serbias.

Las medidas anti-inmigración de Orban han sido muy populares en el país, pero han recibido críticas de grupos de derechos humanos. Este mes ha entrado en vigor una nueva ley que permite a la policía devolver a Serbia inmigrantes ilegales detenidos a menos de ocho kilómetros de la frontera, lo que ha sido criticado por la agencia de refugiados de la ONU.