Mundo

Hubo un "genocidio" planeado en Armenia: papa Francisco 

Durante su discurso en el palacio presidencial, el pontífice dijo que el "genocidio fue el primero de una serie de catástrofes del siglo pasado" a causa de pugnas raciales, ideológicas o religiosas "que oscurecieron las mentes de los torturadores".
AP
24 junio 2016 12:41 Última actualización 24 junio 2016 12:41
Papa Francisco

El Papa con el patriarca Ortodoxo Oriental de la iglesia Apostólica Armenia, Karekin II. (AP)

YEREVAN.- El papa Francisco denunció lo que calificó de un "genocidio" contra el pueblo armenio, diciendo que fue planeado hace un siglo de manera retorcida por los turcos de la era otomana.

En el discurso más esperado de su visita a Armenia, Francisco logró introducir la palabra "genocidio", que había quedado notablemente fuera del texto preparado.

El Papa comenzó así una visita muy simbólica de tres días que coincide con el centenario de la masacre.

Adicionalmente, en lugar de solo repetir lo que dijo el año pasado —que la masacre fue "considerada el primer genocidio del siglo XX— Francisco la calificó tal cual, de genocidio, lo que abrió paso para otra protesta del gobierno turco, que el año pasado retiró a su embajador en el Vaticano y acusó a Francisco de dispersar mentiras.

"Por tristeza, aquel genocidio fue el primero de una serie de catástrofes del siglo pasado, que fueron posibles por objetivos raciales, ideológicos o religiosos retorcidos que oscurecieron las mentes de los torturadores, incluso al punto de planear la aniquilación de pueblos completos", dijo.

"Es muy triste que, en este caso y en los otros dos, las grandes potencias internacionales voltearon al otro lado", agregó en una aparente referencia al nazismo y estalinismo.

Antes de la visita, el Vaticano se había abstenido de utilizar la palabra "genocidio" teniendo en mente la oposición turca a las implicaciones políticas y financieras de la palabra dada la exigencia de las indemnizaciones armenias.

Sin embargo, el papa Francisco, sin recelo para expresar su opinión, agregó la palabra en el último minuto en un discurso en el palacio presidencial ante el mandatario Serzh Sargsyan, líderes políticos y religiosos y el cuerpo diplomático.

Muchos historiadores consideran genocidio la masacre de unos 1.5 millones armenios. Turquía rechaza el término y afirma que la cifra de muertos está inflada y que gente murió en ambos bandos mientras el Imperio Otomano colapsaba durante la Primera Guerra Mundial.

En un territorio mayoritariamente ortodoxo en donde los católicos son minoría, los armenios parecían realmente honrados de recibir al pontífice quien, desde su época como arzobispo en Argentina, defiende la causa armenia y es ahora el líder de la Iglesia católica con mil 200 millones de feligreses.

"Le di la mano al papa, pero no tuve tiempo de besarlo", dijo Nazik Sargsyan, de 42 años. "Estoy segura que recibí la bendición de Dios en ese apretón de manos".

Con el patriarca Ortodoxo Oriental de la iglesia Apostólica Armenia, Karekin II, a su lado, Francisco elogió a Armenia por convertirse en el primer país que estableció el cristianismo como la religión del estado en el año 301 y por mantener viva la "luz de la fe", incluso en sus momentos más oscuros.

Exhortó a los cristianos a unirse para evitar que la religión sea explotada y manipulada hoy en día, en una aparente referencia a los ataques extremistas islámicos actuales contra los cristianos en el Medio Oriente.