Mundo

Hollande se compromete a crear 500 mil empleos

El presidente de Francia, Francois Hollande, insistió en la urgencia de actualizar el modelo de trabajo del país con una economía en un rápido movimiento, cada vez más globalizada y digital.
Agencias 
18 enero 2016 21:15 Última actualización 19 enero 2016 5:0
Hollande propuso la fijación de topes en la indemnización por despido improcedente. (AP)

Hollande propuso la fijación de topes en la indemnización por despido improcedente. (AP)

PARÍS.- Con 600 mil desempleados más que cuando tomó posesión en 2012, el presidente de Francia, Francois Hollande, decretó ayer el “estado de emergencia económico” y anunció un plan de dos mil millones de euros adicionales para la creación de medio millón de puestos de trabajo e incentivar la contratación; medidas que generan escepticismo porque es la enésima propuesta del mandatario al respecto y sólo dispone de año y medio para conseguirlo si aspira a la reelección.

En su discurso anual ante líderes empresariales, el mandatario insistió en la urgencia de actualizar el modelo de trabajo del país con una economía en un rápido movimiento, cada vez más globalizada y digital.

Para ello, propuso la fijación de topes en la indemnización por despido improcedente, una medida lanzada en junio pasado, pero censurada posteriormente por el Consejo Constitucional porque en ese momento la compensación no era igual para todos, sino mayor para los trabajadores de las grandes empresas.

El plan, avanzado en su discurso de Nochebuena, profundiza igualmente en las ayudas a la contratación y precisa que toda compañía de menos de 50 empleados que contrate a un desempleado de forma temporal o indefinida obtendrá una prima anual inmediata de dos mil euros durante dos años.

CRECIMIENTO ROBUSTO 

Además anunció que el gobierno destinará más de dos mil millones de euros, para la búsqueda de “un crecimiento más robusto y la creación de empleo más abundante”. La mitad de ese presupuesto, conseguido mediante medidas de ahorro y no a través de un aumento de impuestos, se dirigirá a financiar un plan de formación adicional para 500 mil desempleados, el doble que en el 2015, especialmente en sectores como el digital y la transición energética.

“Debemos permitir que los desempleados se formen en los oficios de hoy y del mañana”, señaló el jefe de Estado, para quien debe “hacerse todo para favorecer, facilitar y simplificar” la vuelta al mercado laboral.

Incluso se manifestó dispuesto a modificar la ley, en caso de que sea necesario, para ampliar la competencia de las regiones al respecto.

En su último año completo de mandato antes de las presidenciales del 2017, y según las prioridades marcadas desde que asumió el cargo, el empleo vuelve a centrar la acción del Ejecutivo y el éxito en la inversión de la curva de desempleo es, según ha destacado en múltiples ocasiones, lo que determinará si se presenta a la reelección.

Las reformas puestas en marcha por el gobierno de Hollande han intentado incentivar el empleo con escaso éxito hasta ahora, ya que mientras éste ha creado solo 57 mil puestos de trabajo entre mediados de 2013 y mediados de 2015, Alemania ha logrado 482 mil y España 651 mil. El cambio más esperanzador fue la Ley Macron de liberalización de la economía puesta en marcha en 2015.