Mundo

Hollande recuerda a víctimas del atentado a Charlie Hebdo

El presidente de Francia develó varias placas para recordar a las víctimas de los ataques de hace un año en el semanario satírico y en un mercado judío; la placa dice: "A la memoria de las víctimas del ataque terrorista contra la libertad de expresión".
AP
05 enero 2016 6:19 Última actualización 05 enero 2016 6:20
Francois Hollande

Francois Hollande estuvo acompañado por los familiares de las víctimas. (AP)

PARIS.- El presidente de Francia, François Hollande, homenajeó a las 17 víctimas de los ataques islamistas del pasado enero a la revista satírica Charlie Hebdo, a un supermercado kosher y a un agente de policía, desvelando placas por todo París para recordar los atentados que marcaron el inicio de un año tumultuoso.

Los actos coinciden con la publicación de un número especial de Charlie Hebdo con caricaturas obscenas y ofensivas, con los artistas que sobrevivieron al ataque y columnistas jactándose de su libertad para satirizar a todo el mundo, desde fundamentalistas islámicos a niños, políticos o sacerdotes católicos.

Las familias de las víctimas se unieron a Hollande y a otros mandatarios cerca del edificio en el que el personal de Charlie Hebdo celebraba una reunión editorial el pasado 7 de enero de 2015 cuando dos hermanos fuertemente armados entraron en las oficinas y mataron a 11 personas. La inscripción de la placa dice: "A la memoria de las víctimas del ataque terrorista contra la libertad de expresión".

Después homenajearon a un policía asesinado cuando perseguía a los agresores, que se dieron a la fuga. En la acera, pintado con espray, había un mensaje de apoyo al agente musulmán que decía "Je suis Ahmed" ("Yo soy Ahmed") en rojo, blanco y azul, los colores de la bandera francesa.

Tras los ataques, gentes de todo el mundo adoptaron la expresión "Je suis Charlie" para manifestar su solidaridad con los periodistas, atacados por las caricaturas del profeta Mahoma publicadas por la revista.

Más tarde, Hollande recordará a las cuatro personas fallecidas en un ataque a un supermercado kosher, que revivió los temores a un ataque antisemita en la nación con la comunidad judía más grande de Europa.

La edición especial de Charlie Hebdo acusa a los fundamentalistas islámicos, a la religión organizada, a un gobierno indeciso y al fracaso de la inteligencia de la violencia registrada en Francia durante el año pasado.

La viuda de un guardaespaldas asesinado en la sede de la revista satírica pidió una investigación sobre lo que calificó de medidas de seguridad laxas en las oficinas del medio antes del ataque de hace un año.

Ingrid Brinsolaro dijo a la radio RTL que su esposo "vio disfunciones" y falta de seguridad en la oficina atacada y que "era imposible hacer su trabajo correctamente".

El ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, explicó que está abierto a la idea de una investigación, pero defendió los esfuerzos del gobierno para garantizar la seguridad y combatir el extremismo islámico.