Mundo

Hollande modificará la ley para la guerra antiterrorista

Agencias 
17 noviembre 2015 1:5 Última actualización 17 noviembre 2015 5:0
El mandatario francés a su salida del Palacio de Versalles. (Reuters)

El mandatario francés a su salida del Palacio de Versalles. (Reuters)

PARÍS.- El presidente de Francia, François Hollande, declaró a su país “en guerra” tras los atentados del viernes en París, y propuso una serie de reformas a la Constitución que darán mayores poderes al Estado para luchar contra el terrorismo.

“No destruirán a la República. La República destruirá al terrorismo, los autores de estos atentados deben saber que Francia ha derrotado a adversarios más terribles que estos cobardes asesinos”, dijo ante el Parlamento reunido en el Palacio de Versalles.

Hablando durante una sesión extraordinaria de ambas cámaras, Hollande afirmó que la Constitución debe ser modificada porque su país necesita “una herramienta adecuada para utilizar sin tener que recurrir al estado de emergencia”. “Estamos en guerra, pero de otro tipo, ante un actor nuevo (el terrorismo), lo que requiere una reforma constitucional”, afirmó.

Pidió a los diputados y los senadores que la reforma “se pueda aprobar lo más rápido posible” y explicó que, entretanto, su gobierno adoptará mañana miércoles en consejo de ministros un proyecto de ley para prolongar durante tres meses el estado de emergencia, en vigor desde la noche del viernes como primera respuesta a los atentados.

Prometió además más recursos para las fuerzas de seguridad y anunció que el portaaviones Charles de Gaulle partirá el jueves para reforzar la campaña militar contra Estado Islámico en Siria.

Propuso de igual forma, cinco mil puestos de policía adicionales en los próximos dos años, ocho mil 500 efectivos suplementarios adicionales para luchar “contra el terrorismo de guerra”, acelerar la deportación de los extranjeros que pongan “bajo grave amenaza la seguridad de la nación”, e impulsar acciones europeas contra el tráfico de armas y mayores sanciones para los que incurran en ello en Francia.

“Buscamos una solución política en la que Bashar al Assad no puede constituir una salida, pero nuestro enemigo es el Estado Islámico; Siria es la mayor fábrica de terroristas que el mundo ha conocido”, dijo.

Presentó también una serie de disposiciones que endurecen el tratamiento jurídico del radicalismo y el terrorismo, empezando por la retirada de la nacionalidad a quienes tengan doble nacionalidad y sean condenados por una serie de delitos que atenten contra el Estado o contra sus valores fundamentales.

Reclamó asimismo, la creación de una “única coalición internacional” contra el EI, para lo que se reunirá en los próximos días con los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Rusia, Vladímir Putin.

Informó además que hasta la madrugada de ayer se han realizado en el país 164 detenciones domiciliarias y 170 registros en propiedad privada para dar con los autores intelectuales de los atentados o de quienes hayan participado de alguna forma en ellos.

Aseguró también que los ataques en la capital fueron “planificados en Siria, organizados en Bélgica y perpetrados en nuestros suelo, con complicidades en Francia”.