Mundo

Guinea, Sierra Leona y Liberia piden ayuda urgente por ébola

Ante la rápida propagación del virus del ébola, los presidentes de Guinea, Sierra Leona y Liberia pidieron a funcionarios de la FMI, BM y ONU, su apoyo para contenerlo; las prioridades, dijeron, son centros de detección y de atención, médicos, medicamentos, apoyo para la construcción de cementerios, así como recursos.
Notimex
09 octubre 2014 9:12 Última actualización 09 octubre 2014 9:12
ébola

Los presidentes de Guinea, Sierra Leona y Liberia pidieron al FMI, BM y ONU mayores recursos para contener al virus del ébola. (Reuters)

WASHINGTON. Los presidentes de Guinea, Sierra Leona y Liberia hicieron un urgente llamado a gobiernos y organismos internacionales a proveer ayuda financiera y técnica inmediata para contener la propagación del virus del ébola, que afecta a la región.

La respuesta internacional es más lenta que el nivel de contagio (...) esto necesita cambiar”, advirtió el presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma.

El mandatario participó en una teleconferencia en un panel sobre la emergencia sanitaria causada por el ébola organizado en Washington en el marco de la reunión de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Sin ustedes no podemos tener éxito (...) ahora es el momento de acción”, dijo Koroma ante la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el presidente del BM, Jim Yong Kim, y el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bank Ki-moon, entre otros participantes.

Bai Koroma expuso que su país requiere al menos cinco nuevos laboratorios de detección rápida de ébola, centros de atención móviles, así como médicos, especialista y personal de apoyo.

El presidente de Guinea, Alpha Conde, de visita en Washington, agradeció el apoyo de la comunidad internacional, pero sostuvo que es momento de una “estrategia coordinada” para enfrentar esta enfermedad.

Necesitamos financiamiento urgente (...) esta es una amenaza internacional y merece una respuesta internacional. Tenemos capacidades técnicas y financieras limitadas para adoptar acciones mayores para contener la enfermedad”, señaló.

Entre las necesidades de Guinea enumeró abastos médicos, medicamentos, equipo especializado y entrenamiento a personal de salud, así como apoyo presupuestal para revivir la agricultura y el turismo.

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, sostuvo que es posible contener la epidemia, pero para ello es necesario mayor respaldo internacional.

“Tenemos que hacer más (...) y necesitamos asegurar que todo ocurra de manera inmediata”, dijo la presidenta liberiana.

Johnson Sirleaf pidió ayuda para construir cementerios para enterrar cadáveres, centros médicos comunitarios, recursos para mejorar el sistema regular de salud y fondos para mitigar las consecuencias económicas de la crisis de ébola, en especial en la agricultura.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, afirmó que la institución está lista para hacer más, confió que sus decisiones serán aceptadas de manera expedita por la junta ejecutiva y pidió a los donantes hacer efectivas sus promesas de ayuda.

“Es bueno incrementar el déficit fiscal cuando se trata de curar gentes y tomar las precauciones”, enfatizó.

El FMI aprobó en septiembre pasado 130 millones de dólares en asistencia inmediata para África, de los cuales 41 millones de dólares se destinarán a Guinea, 49 millones de dólares a Liberia y 40 millones de dólares a Sierra Leona.

El presidente del BM, Jim Yong Kim, reconoció que la ayuda internacional es insuficiente, por lo que hizo un llamado a los países miembros del banco a acelerar la ayuda.

“Hacemos un llamado urgente a los países miembros a enviar trabajadores de la salud”, dijo en alusión al hecho de que solo Liberia tiene un déficit de unos 360 médicos especializados.

El director de los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta, Thomas Frieden, sostuvo que a pesar de la gravedad de la epidemia del ébola, el contagio puede contenerse. “La palabra clave es velocidad”, subrayó.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se sumó al llamado del FMI y del BM para que los países miembros materialicen sus promesas de ayuda.

“No esperen a consultas, tomen acción (...) Podemos derrotar a esta enfermedad, es hora que la comunidad internacional se ponga a la altura”, señaló.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó a ocho mil 033 el número de personas infectadas por la fiebre hemorrágica letal con tres mil 879 casos mortales en Guinea, Sierra Leona, Liberia, Nigeria, Senegal y Estados Unidos