Mundo

Guatemala alza la voz contra la corrupción

La ciudadanía guatemalteca salió a las calles de su país a protestar, pedir castigo y prisión contra los funcionarios que recientemente se han visto envueltos en un escándalo de corrupción por fraudes al fisco. Además piden la renuncia del presidente Otto Pérez Molina.
16 mayo 2015 18:47 Última actualización 16 mayo 2015 18:54
Guatemala

Estudiantes guatemaltecos en una marcha contra la corrupción el 6 de mayo. (AP)

Cansados de la corrupción que vive el país, donde ha permeado hasta las más altas esferas del gobierno, miles de guatemaltecos salieron a las calles el sábado para pedir castigo y prisión para los implicados en ese flagelo.

La marcha fue convocada para el sábado en la tarde a través de redes sociales, sin ningún líder al frente, aunque confluyeron en ella una amplia gama de sectores, desde empresarios, académicos y miembros de iglesias hasta representantes de derechos humanos y defensores de la diversidad sexual.

Con el slogan #RenuncienYa y 16M, los manifestantes exigen el fin de la corrupción así como la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, al que acusan de estar involucrado en actos de esa naturaleza. Pérez Molina rechaza la afirmación y pugna por el combate a esa práctica indebida.

El empresario Geovanni Vásquez, que participó en la protesta, dijo ser uno de los tantos guatemaltecos que se siente "indignado ante la gran corrupción que los gobernantes en Guatemala han hecho".

"Han abusado de la confianza del voto que uno les ha dado creyendo que ellos iban a ser confiables e iban a llevar al país a un mejor desarrollo", explicó.

El portal de noticias Guatemalteco, Publicnews, grabó uno de los momentos de la manifestación:


La paciencia de los guatemaltecos se desbordó cuando la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala pusieron al descubierto una red de funcionarios y particulares que defraudaron al fisco por millones de dólares.

El escándalo de corrupción puso en una grave crisis la institucionalidad del país que incluso forzó la renuncia de la exvicepresidenta Roxana Baldetti.

La red, según las autoridades, era liderada supuestamente por Juan Carlos Monzón Rojas, ex secretario privado y mano derecha de Baldetti.

Las autoridades determinaron a través de 66 mil escuchas telefónicas que empresarios sobornaban a los funcionarios y éstos a su vez compartían el dinero con particulares con el propósito de evadir impuestos.

La fiscalía presentó escuchas telefónicas en donde miembros de la red hablaban de entregas de 325 mil dólares semanales en sobornos.

Las escuchas también detallaron que una de las personas que conocía de estos sobornos era alguien a quién identificaban como "la 2", "la R" o "la Señora". La fiscalía ha dicho que podría tratarse de Baldetti.

El solo indicio de una vinculación le costó a la exvicepresidenta su puesto y una prohibición para salir del país mientras la investigan las autoridades.