Mundo

Grecia recortará salarios y pensiones y modificará IVA por nuevo pacto

Panos Skourletis, ministro del Trabajo, dijo que una “reforma radical” de las pensiones empezará a debatirse en otoño, luego de que se alcance un acuerdo en “términos decentes”.
Agencias
18 mayo 2015 23:23 Última actualización 19 mayo 2015 5:0
S e reanudará la privatización del puerto de El Pireo, cerca de Atenas. (Archivo/Bloomberg)

S e reanudará la privatización del puerto de El Pireo, cerca de Atenas. (Archivo/Bloomberg)

ATENAS.- Grecia envió sus propuestas de reforma económica a los acreedores del Grupo de Bruselas para evitar una falta de liquidez a fines de mes que la lleve a la quiebra, que incluirán cambios en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y nuevos recortes a las pensiones y salarios públicos, además de un programa de privatizaciones, luego de que el gobierno del premier Alexis Tsipras indicó que será capaz de pagar la nómina del sector público y las jubilaciones en lo que resta de mayo, aunque necesitará un acuerdo, en lo que coincidió la Unión Europea al advertir que hay poco tiempo, ya que el país enfrenta el 5 de junio un pago al FMI por mil 500 millones de euros.

Ayer por la noche se esperaba una teleconferencia del llamado Grupo de Bruselas (antes la “troika” y las “instituciones”, integradas por el Banco Central Europeo, el FMI y la Unión Europea) para abordar la esperada serie de reformas del gobierno de Tsipras, que asumió en enero.

Entre ellas, indicó el diario Kathimerini, se contarán el establecimiento de dos clases de IVA, en lugar de las tres actuales; el nivel más alto se ubicará en 18 por ciento y cubrirá todos los servicios y bienes, a excepción de alimentos y medicinas, con un descuento de tres por ciento para las transacciones sin efectivo; el nivel más bajo será de 9.5 por ciento e incluirá alimentos, medicinas y libros, con el mismo descuento citado. Con la medida se pretende disminuir la evasión del IVA, que asciende a 9 mil 500 millones de euros anuales.

La iniciativa helena fue enviada en paralelo a informes de que Jean-Claude Juncker, titular de la Comisión Europea (CE), propuso a Atenas, con miras a lograr un superávit primario y un ahorro de 5 mil millones de euros con los cambios fiscales. El reporte, sin embargo, fue desmentido en la capital griega y Bruselas.

Ante la Federación de Empresas Helenas, Tsipras aseveró no obstante que el país se acerca a un convenio, “que llegará muy pronto”. Insistió en que se respetarán sus “líneas rojas” para la reestructuración de la deuda, que suma 324 mil millones de euros, y un plan de inversiones, pero sin recortar salarios y pensiones. Una vez que se concrete, dijo, su gobierno se enfocará en los “males” de la economía, para lo que se reformarán los ministerios, se simplificará la burocracia, se combatirá a los monopolios y se acelerará el sistema jurídico.

Dimitris Stratoulis, ministro alterno de Seguridad Social, indicó que el debate sobre las pensiones empezará en septiembre, tras precisar que será suspendida indefinidamente la “cláusula de cero déficit”, con la que el Estado quedaría impedido de subsidiar los faltantes en los fondos de pensión. Alexis Mitropoulos, uno de los parlamentarios más influyentes de la Coalición de Izquierda Radical (Syriza) en el poder, apuntó que independientemente de la cláusula, son inevitables los recortes a las pensiones.

Poco antes, Gabriel Sakellaridis, vocero del gobierno, reconoció que es necesario un acuerdo para evitar la escasez de fondos.

En Berlín, Pierre Moscovici, titular de Asuntos Económicos y Monetarios de la CE, aseveró que “están más dispuestos a decir qué no quieren en el programa que a proponer alternativas”, pero coincidió en que se aproxima un entendimiento, pues el país se muestra más abierto a las privatizaciones. Dijo que “hay señales prometedoras en la reforma del mercado del gas”, antes de reunirse con Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas, y legisladores germanos, para luego partir a Frankfurt y entrevistarse con Mario Draghi, titular del BCE.