Mundo

5 gráficas que explican
el plan migratorio de Trump y sus efectos en EU

Como parte de sus propuestas de campaña, Donald Trump dijo que todos los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos deberían abandonar el país. Pero, ¿cómo afectaría esto a la economía de la Unión Americana? Aquí hay cinco gráficas que explican el impacto de un verdadero 'día sin mexicanos'.
Bloomberg
18 agosto 2015 20:30 Última actualización 18 agosto 2015 22:36
Un Día sin Mexicanos, la película. (Tomada de página oficial)

Póster de la película Un Día sin Mexicanos, de 2004. (Tomada de página oficial)

Donald Trump reveló el domingo su plan migratorio en el que ratifica su intención de que todos los trabajadores indocumentados se vayan de Estados Unidos.

Además de los conflictos legales y de presupuesto que debería encarar la propuesta del multimillonario aspirante a la presidencia por el Partido Republicano, se deben tomar en cuenta las más recientes investigaciones sobre la contribución de estos trabajadores a la economía estadounidense. 

Aquí hay cinco gráficas que explican cuáles serían los efectos de un verdadero "día (o más) sin mexicanos" en Estados Unidos como propone Trump.

1. El suministro de trabajadores se reduciría... y mucho

Luego de alcanzar en 2007 un techo de 12.2 millones, el número de inmigrantes no autorizados viviendo en Estados Unidos ha bajado hasta los 11.3 millones en 2014, de acuerdo con estimados del Pew Research Center

De estos, aquellos con empleo sumaban el 5.1 por ciento de la fuerza laboral del país en 2012, según el Pew. Si esas personas dejan Estados Unidos, la fuerza laboral del país perdería a 8.1 millones de trabajadores.


Lo que es más, no hay suficientes trabajadores para ocupar todos los empleos que dejarían los indocumentados.

En julio había 8.3 millones de desempleados en Estados Unidos, casi el mismo número que el de trabajadores indocumentados, pero debido a la agitación del mercado laboral, la carencia de habilidades y las diferencias geográficas es virtualmente imposible llevar la tasa de desocupación a cero.

Muchos de esos trabajadores tendrían que permanecer sin empleo, lo que implica que muchos de esos puestos quedarían sin ocuparse.

2. El sector servicios sentiría la presión

No es sólo que los indocumentados representen una porción considerable de la fuerza laboral, sino que se encuentran concentrados en trabajos específicos, de acuerdo con el Pew. 

A diferencia de los trabajadores locales, es más habitual que los indocumentados ocupen puestos en el sector servicios -empleados domésticos, cocineros, jardineros- y estén menos presentes en sectores como el financiero o de negocios. 

Si el mercado laboral sufriera una fuga, este tipo de empleos se llevarían la peor parte. 


3. No habría aumento para los trabajadores locales

En un giro irónico, el deportar a los indocumentados podría provocar incluso que los trabajadores locales ganaran menos. Aunque Trump sostiene que la influencia de los inmigrantes reduce los salarios de los nativos, los economistas no están tan seguros, como se ve en este reporte del Migration Policy Institute.  

Una de las teorías es que los indocumentados que reciben un bajo salario de hecho complementan a los locales. Este punto de vista estima que cuando los trabajadores no autorizados ocupan puestos con bajos salarios, sus contrapartes estadounidenses avanzan a posiciones más especializadas. 

Un documento de la Reserva Federal de Atlanta, con fecha de 2012, da una idea de cómo funciona esto, con base en datos de Georgia. Los investigadores hallaron que los trabajadores autorizados en compañías que contrataban indocumentados ganaban 0.15 por ciento menos que los que laboraban en empresas que no contrataban indocumentados.

Pero en sectores en los que las tareas son especializadas y las habilidades en comunicación son un plus, los trabajadores nativos pueden esperar un salario superior, aunque no más de uno por ciento.


4. Los estadounidenses tendrían menos empleos

Reducir la población indocumentada en 50 por ciento por medio de controles fronterizos o deportaciones elevaría el desempleo de los trabajadores locales con menos habilidades en cerca de 1.13 por ciento, de acuerdo con una investigación conjunta entre la Universidad de Chipre y la Universidad de California en Davis, con fecha de marzo de 2015. 

El cambio ocurriría debido a que los costos para capacitar a los trabajadores con pocas habilidades aumentaría, lo cual llevaría a la creación de menos empleos. La tasa de desempleo para los trabajadores con habilidades también aumentaría en 0.57 por ciento.

No obstante, otras investigaciones sostienen que los trabajadores indocumentados afectan los prospectos de empleo para los trabajadores menos habilidosos en Estados Unidos. 


5. El fondo para la Seguridad Social también perdería


Los trabajadores indocumentados en Estados Unidos contribuyeron en 2010 con 13 mil millones de dólares en impuestos laborales para seguridad social, de acuerdo con un informe de la Oficina de Seguridad Social con fecha de 2013.

De esa cifra, ellos accedieron a beneficios por mil millones de dólares, por lo que habría una red de 12 mil millones de dólares que no existiría si fueran deportados.