Mundo

Golpe de Estado en Tailandia; militar asume control del gobierno

El jefe del ejército de Tailandia, Prayuth Chan-ocha, asumió el control del gobierno tras un golpe de Estado; aseguró que las fuerzas armadas debían restaurar el orden, “para que la sociedad se quiera y esté otra vez en paz”.
Reuters
22 mayo 2014 7:20 Última actualización 22 mayo 2014 7:23
Ejército de Tailandia

El Ejército de Tailandia tomó el control del gobierno, tras un golpe de Estado. (Archivo/Reuters)

BANGKOK. El jefe del Ejército de Tailandia, el general Prayuth Chan-ocha, asumió el control del gobierno en un golpe de Estado, diciendo que las Fuerzas Armadas debían restaurar el orden y sacar adelante las reformas, dos días después de que declarara la ley marcial.

Prayuth hizo el anuncio en un programa de televisión después de celebrar con todas las facciones rivales una reunión que pretendía hallar una solución a los seis meses de protestas contra el Gobierno.

"Para que la situación vuelva a la normalidad rápidamente y para que la sociedad se quiera y esté otra vez en paz (...) y para reformar la estructura política, económica y social, el Ejército necesita tomar el control del poder", dijo Prayuth en el anuncio televisado.

El Ejército también estableció un toque de queda en todo el país entre las 22:00 y las 05:00 hora local, dijo un portavoz.

La difusión de este anuncio se produjo poco después de que un grupo de soldados sacara al líder de las protestas antigubernamentales, Suthep Thaugsuban, de la reunión que buscaba encontrar una solución política a las prolongadas luchas de poder que han polarizado el país y dañado su economía.

La crisis es el último capítulo en una larga batalla entre partidarios del derrocado primer ministro Thaksin Shinawatra y sus oponentes respaldados por la monarquía.

El Ejército declaró la ley marcial diciendo que la medida era necesaria para impedir la violencia, pero rechazó acusaciones de que supusiera un golpe de Estado.

Prayuth había pedido a las dos partes en una primera ronda de conversaciones de este miércoles que acordaran un compromiso sobre la designación de un primer ministro interino, reformas políticas y una convocatoria a elecciones.

Las conversaciones de este miércoles no fueron concluyentes y ninguna de las partes cedió en sus posiciones, según los participantes.
El Ejército permitió que los manifestantes rivales siguieran en las calles pero les impidió marchar para evitar enfrentamientos.

Luego del anuncio de golpe de Estado, un funcionario del Ejército de alto rango dijo que soldados escoltarían a los manifestantes para que dejen sus sitios de protesta.