Mundo

Gobierno y rebeldes sirios podrían cooperar en lucha contra EI: Kerry

El secretario de Estado de la Unión Americana señaló que sería "extremadamente difícil" lograrlo si las fuerzas rebeldes que han luchado para derrocar a Bashar al-Assad no tienen una especie de garantía de que el líder sirio se apartará del poder.
Reuters
04 diciembre 2015 10:5 Última actualización 04 diciembre 2015 10:6
John Kerry

(Reuters)

ATENAS.- El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo que sería posible que el Gobierno y los rebeldes sirios cooperen contra los milicianos de Estado Islámico sin que el presidente Bashar al-Assad tenga que dejar el cargo antes.

Sin embargo, Kerry señaló que sería "extremadamente difícil" lograr eso si las fuerzas rebeldes que han luchado para derrocar a Assad durante más de cuatro años no tienen una especie de garantía de que el líder sirio finalmente se apartará del poder.

Kerry fue consultado en una conferencia de prensa durante una visita a Grecia si la partida de Assad era una condición previa para que los rebeldes, que cuentan con el apoyo de Occidente, cooperen con el Gobierno en la lucha contra el grupo radical, que ha capturado extensas áreas de Siria e Irak y llevado a cabo ataques en otros países.

"Con respecto a la pregunta de Assad y la partida, creo que la respuesta es (...) no está claro que tenga que 'irse' si hubiera claridad con respecto a lo que su futuro podría ser", dijo Kerry.

Eso podría aclararse de varias maneras que le darían certeza a la oposición. "Pero sería extremadamente difícil cooperar sin un indicio o garantía para aquellos que han estado luchando en su contra de que de hecho existe una determinación o una solución a la vista", añadió.

De lo contrario, los rebeldes sentirían que están ayudando y afianzando a Assad, algo que sería inaceptable, agregó.

Rusia e Irán, los principales aliados de Assad, han dicho que el pueblo sirio es el que debe decidir el futuro de su presidente. Moscú intervino militarmente en apoyo al mandatario con ataques aéreos contra EI y los rebeldes, mientras que una coalición liderada por países occidentales y árabes suníes lanzó una campaña aérea contra el grupo extremista en Siria e Irak.

Un funcionario estadounidense que habló a periodistas bajo condición de anonimato, dijo que el mensaje de Kerry era que Assad "no tiene que irse ahora mismo", siempre y cuando haya una transición política como posibilidad, una postura que Washington ha mantenido por meses.