Mundo

Gobierno de Yemen frustra plan de Al Qaeda para controlar petroleras

10 febrero 2014 4:51 Última actualización 07 agosto 2013 11:20

[Reuters/Archivo]  


 
 
Reuters
 
 
Sana.-   Yemen frustró un complot de Al Qaeda para tomar el control de dos grandes instalaciones de exportación de gas y petróleo y la capital de una provincia en el este del país, informó hoy el gobierno yemení, mientras algunas embajadas occidentales en la capital Saná permanecían cerradas y un avión de espionaje sobrevolaba el área.
 
El anuncio sobre el frustrado complot tuvo lugar después de que las advertencias sobre posibles ataques por parte de militantes llevaron a Washington a cerrar misiones diplomáticas en todo Medio Oriente y África la semana pasada, por lo cual el gobierno de Estados Unidos prohibió a sus ciudadanos viajar a cualquier parte de esas zonas. 
 
La atención se volcó a Yemen cuando fuentes estadounidenses dijeron que interceptaron una serie de comunicaciones entre el líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahri, y el brazo del grupo en ese país, lo que motivó parcialmente las medidas.
 
Tanto Estados Unidos como Gran Bretaña retiraron ayer a una parte de su personal diplomático en Yemen. Otras naciones europeas, como Francia y Noruega, también cerraron sus embajadas en Saná.
 
Yemen, aliado de Estados Unidos y uno de los países árabes más pobres de la región, es la base de Al Qaeda en la Península Arábiga, una de las células más activas de la red fundada por Osama bin Laden. 
 
Rajeh Badi, asesor de prensa del primer ministro yemení Mohammed Salem Basindwa, afirmó que el hallazgo del complot de Al Qaeda fue lo que provocó las medidas de seguridad de Estados Unidos.
 
El plan, que fue descubierto con ayuda árabe y occidental, contemplaba también el contrabando de explosivos a Saná el domingo pasado para realizar ataques en esa ciudad, explicó Badi.
 
"El complot contemplaba el uso de decenas de militantes de Al Qaeda vestidos con uniformes militares yemeníes para que entraran en las instalaciones durante la vigésimo séptima noche de Ramadán", indicó el funcionario. 
 
 
Transición complicada
 
 
"El complot apuntaba a capturar la terminal de exportación petrolera de al-Dabbah, en (la provincia de) Hadramout, y la instalación de exportación de gas de Balhaf, además de la ciudad de Mukalla", capital de la provincia de Hadramout, dijo Badi.
 
Por su parte, un trabajador que supervisa la seguridad de las petroleras que operan en Yemen aseguró que el complot de Al Qaeda aparentemente apuntaba a matar a expertos occidentales que trabajan en las instalaciones, o bien, tomarlos como rehenes.
 
En enero, islamistas armados atacaron una planta de gas en Argelia, donde capturaron a cientos de rehenes y asesinaron a decenas de extranjeros. 
 
Yemen atraviesa por una complicada transición política tras el derrocamiento del presidente Ali Abdullah Saleh en el 2012, al tiempo que combate a militantes de Al Qaeda, lucha contra la pobreza y enfrenta un movimiento separatista en el sur.
 
En sus esfuerzos por erradicar a Al Qaeda en la Península Arábiga, Estados Unidos realiza una campaña de ataques con aeronaves no tripuladas, mejor conocidas como drones. 
 
La planta de gas de Balhaf, que abrió en el 2009, es uno de los proyectos más estratégicos en Yemen y es manejada en conjunto por Yemen LNG y la francesa Total.
 
Al-Dabbah es la principal instalación de exportación de crudo en el este de Yemen. Alrededor de un 90% de los ingresos en moneda extranjera del país provienen del petróleo y el gas y éstos representan cerca de un 70% de sus exportaciones.
 
Badi comentó que Yemen respondió al complot endureciendo la seguridad alrededor de las misiones diplomáticas occidentales y elevando la presencia militar en torno a las instalaciones de petróleo y gas en todo el país.