Mundo

Gobierno de Colombia ratifica acuerdo de paz con FARC

La Cámara de Representantes anunció que con una votación de 130 congresistas a favor y 0 en contra, se aprobó la proposición de refrendación del acuerdo de paz con las FARC.
AFP
30 noviembre 2016 21:9 Última actualización 30 noviembre 2016 21:31
Timochenko.  Líder de las FARC, declaró desde La Habana que respetarán el acuerdo firmado  en Cartagena de Indias. (Especial)

Timochenko. Líder de las FARC. (archivo)

BOGOTÁ, Colombia.- El Congreso de Colombia ratificó este miércoles el acuerdo de paz con la guerrilla FARC para poner fin a una confrontación de medio siglo, al aprobar el pacto que reemplazó al rechazado hace casi dos meses en un plebiscito.

"Se aprueba la proposición de refrendación del acuerdo de paz", anunció la Cámara de Representantes, con una votación de 130 congresistas a favor y 0 en contra, del total de 166 representantes.

La bancada opositora, representada por el partido derechista Centro Democrático, del expresidente y actual Álvaro Uribe, optó por abandonar la sala momentos antes de la votación, tal como lo había hecho la víspera cuando el acuerdo de paz fue refrendado por el Senado.

La decisión del Congreso fue celebrada inmediatamente en Twitter por el presidente Juan Manuel Santos como un "histórico respaldo" a la paz.

"@CamaraColombia aprueba refrendación del #NuevoAcuerdo. Gratitud con Congreso por histórico respaldo a esperanza de paz de los colombianos", escribió el mandatario.

El gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) firmaron la semana pasada este acuerdo de paz, al que introdujeron propuestas de la oposición tras el rechazo del pacto original en un plebiscito el 2 de octubre.

Sin embargo, la oposición, liderada por Uribe, sigue inconforme porque considera que el acuerdo otorga "impunidad total" a los guerrilleros y permite la elegibilidad política de culpables de crímenes atroces aún antes de pagar sus penas.

En cinco décadas, el conflicto armado colombiano ha involucrado a guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, con saldo de 260.000 muertos.