Mundo

Gobierno cubano inicia campaña para que se levante el embargo

La isla asegura que los efectos del embargo siguen dañando la economía y anunció que volverá a pedir la condena en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Corresponsal Vivian Núñez
09 septiembre 2016 15:16 Última actualización 09 septiembre 2016 15:45
Bruno Rodríguez

El canciller cubano dijo que entre abril del 2015 y marzo del 2016 los daños por el bloqueo ascendieron a no menos de 4 mil 680 millones de dólares. (Reuters)

LA HABANA.- El canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró este viernes que el bloqueo de Estados Unidos contra su país se mantiene vigente, aunque reconoció los avances registrados en las relaciones entre La Habana y Washington, los cuales, en su opinión, no disminuyen aún los efectos negativos de esa práctica.

“No es que vengo con un lenguaje viejo ni que deje de conocer los avances que ha habido entre los dos países”, añadió al difundir la resolución que su gobierno presentará ante la Asamblea General de la ONU demandando el levantamiento del embargo y que será votada el 26 de octubre.

Recordó el ministro que ya han pasado 21 meses “del anuncio del presidente Obama del 17 diciembre del 2014 y de otros discursos y declaraciones de su parte en las que calificó al bloqueo de obsoleto, anclado en el pasado, una pieza de la Guerra Fría” y añadió que, a pesar de ello, las sanciones se mantienen y “no hay una familia cubana” que no sea afectada por ellas.

Informó Rodríguez que entre abril del 2015 y marzo del 2016 los daños por el bloqueo ascendieron a no menos de 4 mil 680 millones de dólares a precios corrientes, mientras que en los 54 años de su aplicación las pérdidas se calculan en 753 mil 658 millones de dólares al valor de oro y en 125 mil 873 millones a precio corriente.

En las dos reuniones técnicas mantenidas por Cuba y Estados Unidos sobre el tema de las compensaciones, el gobierno de Raúl Castro reclama una remuneración de 121 mil 192 millones de dólares por los daños causados por el embargo.

El canciller cubano calificó de pasos positivos en la dirección correcta los cuatro paquetes de medidas adoptados por Obama que liberalizan el embargo, aunque las consideró insuficientes y, en algunos casos, politizadas, con el énfasis puesto por Washington en el sector de las telecomunicaciones y en los trabajadores privados y cooperativistas de la isla.

Condicionó la normalización de las relaciones entre los dos países al levantamiento del embargo y la devolución del territorio que Estados Unidos ocupa en la oriental provincia de Guantánamo y consideró clave para el avance en ese camino que Washington autorice el comercio y las inversiones en la isla.

También se pronunció el canciller por la autorización de la libertad de viaje como turistas de los estadounidenses y no solo en las doce categorías hasta ahora aprobadas para hacerlo.

Recordó que a pesar de lo anunciado por Obama, aún el gobierno cubano no ha podido hacer ni pagos ni depósitos en efectivo en dólares.

“Es muy pesado el efecto de los 14 mil millones de dólares aplicados como multa a los bancos, lo cual es un récord mundial”, expresó.

Esta será la vigésimo quinta ocasión en que la Asamblea General de la ONU se pronunciará sobre esta resolución cubana, la cual ha sido aprobada siempre por inmensa mayoría.

Las resoluciones de la Asamblea General –a diferencia de las del Consejo de Seguridad- no son vinculantes, es decir, los gobiernos implicados no son sanciones por su incumplimiento. A pesar de ello Rodríguez aseguró que hay que persistir en el debate “porque es un poderoso mensaje ético, político y del derecho internacional”.