Mundo

Gobierno colombiano y FARC reanudan diálogo tras crisis en negociacion

Después de la liberación del general Rubén Darío Alzate, capturado por las FARC, los representantes de ambas partes arrancaron un nuevo ciclo de conversaciones en La Habana; 
Reuters
10 diciembre 2014 11:26 Última actualización 10 diciembre 2014 11:26
FARC

El representante de las FARC, Pablo Catatumbo, ofrece un mensaje al reanudar diálogo con el gobierno de Colombia. (Reuters)

LA HABANA. El gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC reanudaron el diálogo de paz en busca de acabar con medio siglo de violento conflicto, que había sido suspendido por la breve captura de un general, superando la peor crisis que sufrió el proceso en dos años de conversaciones.

Los representantes de ambas partes arrancaron un nuevo ciclo de conversaciones en La Habana, reviviendo los esfuerzos para el cierre de la confrontación interna más larga de América Latina.

"De esta manera se hace patente que hemos dejado atrás los acontecimientos de las anteriores semanas que generaron las dificultades que el país conoce", dijo el jefe del equipo negociador del gobierno, el ex vicepresidente Humberto De la Calle en un comunicado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, había suspendido los diálogos de paz luego de que las FARC capturaron al general Rubén Darío Alzate, que fue liberado semanas después, junto a dos acompañantes.

El conflicto interno colombiano ha dejado más de 200 mil muertos y millones de desplazados, y las conversaciones avanzan en medio de la confrontación por la negativa del gobierno a firmar un cese bilateral del fuego con el argumento de que la negociación se podría prolongar por un tiempo indefinido.

Pese a que las partes se han comprometido a lograr acuerdos que permitan reducir la intensidad del conflicto, un informe de Naciones Unidas reveló esta semana que la violencia a causa de la guerra y su afectación contra la población civil continúan en Colombia.

En la mesa de negociaciones, las partes han logrado acuerdos parciales para dar acceso a tierras a campesinos, sobre garantías para la participación en política de la guerrilla y sobre la lucha contra el narcotráfico.

Pero aún quedan pendientes temas complejos como la compensación a las víctimas, el fin de la violencia y la aprobación por parte de los colombianos de un eventual acuerdo de paz.