Mundo

Gobernador de Missouri regala arroz y promete negocios a los cubanos

Jeremiah W. Nixon anunció que como gesto de buena voluntad la empresa Martin Rice, radicada en Missouri, trajo a la isla una donación de 20 toneladas de arroz; el político llegó a La Habana acompañado de una treintena de empresarios. 
Vivian Núñez/Corresponsal
30 mayo 2016 18:40 Última actualización 31 mayo 2016 5:0
Jeremiah W. Nixon

Jeremiah W. Nixon inició este lunes una visita oficial a Cuba. (Reuters)

LA HABANA.- El gobernador del estado de Missouri, Jeremiah W. Nixon, y una treintena de empresarios estadounidenses examinaron hoy en La Habana las posibilidades de hacer negocios a corto plazo con entidades públicas cubanas, en el inicio de una visita oficial a la isla de 48 horas.

La proximidad de Missouri, donde radica la mayor concentración de corporaciones dedicadas a la producción de alimentos y medicamentos en Estados Unidos, y la calidad de “nuestros productos, permiten que estos puedan llegar fácilmente a Cuba a un costo muy competitivo”,
dijo Nixon al inaugurar un intercambio con empresarios nacionales.

Cuba destina unos dos mil millones de dólares anuales a la importación de alimentos y en productos claves para la canasta básica como el
arroz, sus fuentes principales se encuentran en Asia. En paralelo, el gobierno busca multiplicar la producción nacional, pero todavía no ha
alcanzado resultados considerables.



El gobernador anunció también que como gesto de buena voluntad la empresa Martin Rice, radicada en Missouri, trajo a la isla la semana pasada una donación de 20 toneladas de arroz, que según las
autoridades se "distribuirán para el consumo social de la población".

En el inicio del intercambio empresarial, Nixon apuntó que la reunión está dirigida a evaluar "las perspectivas reales de las relaciones comerciales entre las empresas estatales cubanas y los empresarios de Missouri", y se mostró optimista en ese sentido.

La visita de Nixon y su delegación forma parte de una especie de avalancha de empresarios y funcionarios gubernamentales estadounidenses, que arrancó con el inicio del deshielo entre la
Habana y Washington en diciembre de 2014.

“Sabemos que cuando dos naciones comercian, intercambian también ideas y aprenden sobre la cultura del otro, algo que enriquece el futuro de nuestros hijos y las próximas generaciones”, dijo Nixon, que tiene previsto reunirse con altos cargos cubanos, entre ellos el vicepresidente Ricardo Cabrisas.