Mundo

Ganó una batalla pero, ¿qué sigue para Temer?

El presidente brasileño continúa en el cargo, aunque la resolución del Tribunal Electoral no es la única que lo juzgará; aún podrían acusarlo por obstruir las acciones legales en su contra.
AP
10 junio 2017 10:38 Última actualización 10 junio 2017 10:40
El presidente de Brasil, Michel Temer. (AP)

El presidente de Brasil, Michel Temer. (AP)

El presidente de Brasil, Michel Temer, enfrenta una serie de retos tras el primer año en el puesto. 

El alto tribunal electoral, por cuatro votos contra tres, desestimó las denuncias de financiación irregular de su campaña, pero el procurador está estudiando si lo acusa de corrupción pasiva, obstrucción de justicia y organización para delinquir.

Un empresario grabó al presidente cuando presuntamente avalaba el soborno a un exlegislador encarcelado y también lo acusó de cobrar estos pagos.

Temer rechaza las denuncias e insiste en que no renunciará. Estos son algunos de los escenarios posibles:

SI CONTINÚA EN EL PUESTO

Temer ha sobrevivido a una serie de escándalos y promete continuar en el puesto a pesar de nuevas denuncias.

Si resiste, deberá contar con una coalición cada vez menor en el Congreso, índices de popularidad por debajo del diez por ciento y protestas en las calles.

Muchos legisladores le han retirado el apoyo y miembros de su gabinete han prometido renunciar. El socio menor de su coalición se reunirá este lunes para decidir si continúa con él.

Temer intenta aprobar medidas de austeridad para reanimar la economía, con proyectos de flexibilización de las leyes laborales. Sus aliados en el Congreso reconocen que la acción legislativa estará paralizada durante meses.

SI RENUNCIA

El presidente de la cámara baja, Rodrigo Maia asumiría el poder por 30 días hasta que los 513 diputados y 81 senadores elijan un nuevo presidente interino hasta el final del mandato, en diciembre de 2018.

Muchos legisladores promueven una iniciativa para convocar a elecciones, pero el proceso podría tomar meses.

SI LE HACEN JUICIO POLÍTICO

Algunos legisladores han reclamado el impeachment, pero éste podría ser un proceso largo, y el único autorizado a iniciarlo es un estrecho aliado de Temer, Maia.

Debería ser aprobado por dos tercios de la cámara baja y mayoría simple del Senado. De suceder así, Temer sería suspendido por 180 días. Si dos tercios del Senado lo hallaran culpable, sería destituido. En ese caso, el Congreso elegiría a un sucesor para terminar el mandato.

SI LE HACEN JUICIO PENAL


Si el procurador decide que hay méritos para juzgar a Temer por un delito, puede pedir que la cámara baja autorice a la Corte Suprema a juzgarlo.

Si una comisión aprobara el pedido, éste iría al pleno de la cámara. Si dos tercios de los diputados lo aprobaran, Temer sería suspendido por hasta seis meses a la espera del fallo de la corte.

De ser absuelto, podría regresar al puesto. Caso contrario, sería destituido, podría ir a la cárcel y habría una elección legislativa de nuevo presidente.