Mundo

Fui responsable de la consulta independentista de 2014 en Cataluña: Mas

Artur Mas, que presidió Cataluña entre 2010 y 2016, evitó autoinculparse de los delitos de los que se le acusa, desobediencia grave y prevaricación, y subrayó la raíz democrática de esa consulta que congregó a 2.3 millones de votantes.
AFP
06 febrero 2017 7:22 Última actualización 06 febrero 2017 7:23
Artur Mas

Cientos de personas salieron a las calles de Barcelona para apoyar al exlíder, Arturo Mas. (AP)

BARCELONA.- "Fui el máximo responsable" de la consulta independentista de 2014 aseguró ante un tribunal el expresidente de Cataluña, Artur Mas, juzgado por desobediencia por impulsar esa votación que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional español.

"Fui el máximo responsable (...) Soy responsable de haber ideado un proceso participativo y de haber dado instrucciones para tirar adelante este proceso participativo para que la gente pudiera participar", dijo Mas durante su declaración en la que sólo respondió preguntas de su abogado.

Mas, que presidió Cataluña entre 2010 y 2016, evitó autoinculparse de los delitos de los que se le acusa, desobediencia grave y prevaricación, y subrayó la raíz democrática de esa consulta sin efectos jurídicos que congregó a 2,3 millones de votantes el 9 de noviembre de 2014.

"Mi iniciativa y la del gobierno tenía unas raíces profundas, claras y estrictamente democráticas", dijo el expresidente, recordando al tribunal que más de dos tercios del parlamento regional de Cataluña apoyaban en ese momento la celebración de una consulta sobre la secesión.

"Cumplimos los mandatos de un parlamento que había estado democráticamente escogido", afirmó el expresidente, para quien la fiscalía pide diez años de inhabilitación para cargos públicos.

La exvicepresidenta Joana Ortega y la exresponsable de Educación Irene Rigau, también juzgadas, se arriesgan a nueve años de la misma pena.

Mas reconoció la participación del gobierno en la preparación logística de la consulta o el suministro de materiales, pero aseguró que cuando llegó la suspensión judicial, el 4 de noviembre, la organización ya estaba en manos de los voluntarios que habían reclutado las semanas antes.

Además, aseguró que la orden del Tribunal Constitucional fue poco explícita y ante los requerimentos de aclaración formulados por el gobierno catalán, no recibieron respuesta.

"No había ánimo de cometer ningún delito ni tampoco de desobedecer a nadie" solo el de "promover por todos los medios posibles la participación ciudadana", insistió.

Los independentistas utilizan este proceso como una tribuna para su causa en vistas al referéndum vinculante que el gobierno catalán quiere celebrar en septiembre.

Frente al tribunal se concentraron desde primera hora de la mañana unos 40 mil manifestantes, con lemas como "Love Democracy" o "Freedom", ondeando decenas de banderas independentistas y gritando "fuera la justicia española".