Mundo

Fricción Venezuela- EU buscará protagonismo en Panamá: expertos

De acuerdos a expertos consultados por El Financiero, la
rectificación de EU sobre Venezuela intenta bajar el tono a la tensión diplomática entre ambas naciones para que no opaque el encuentro que está previsto entre el presidente Obama y su homólogo cubano, Raúl Castro.
Roxana González
10 abril 2015 7:1 Última actualización 10 abril 2015 7:13
Nicolás Maduro

El presidente venezolano buscaría que el gobierno de EU, revoque las sanciones contra los 7 funcionarios venezolanos, consideran expertos. (Archivo/Reuters)

A pesar del intento de la Casa Blanca de bajar el tono frente a Venezuela previo a que los presidentes Nicolás Maduro y Barack Obama se encuentren frente a frente en la séptima Cumbre de las Américas que inicia este viernes en la Ciudad de Panamá, las tensiones diplomáticas de las últimas semanas entre ambas naciones podrían acaparar protagonismo durante el encuentro hemisférico, estimaron especialistas consultados por El Financiero.

Un triunfo para el gobierno del presidente Nicolás Maduro, de acuerdo con el profesor e investigador de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán, Eduardo Rosales Herrera, consistiría en que Obama revoque las sanciones contra los siete funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos.

Pero las posibilidades de que esto suceda, según el experto, son muy pocas a pesar del sorpresivo reviro que el martes pasado hiciera el asesor presidencial, Ben Rhodes, quien aseguró que la nación sudamericana no representa de manera alguna una amenaza para su país.

Es evidente, explicó Rosales Herrera, que esta rectificación intenta bajar el tono a la tensión diplomática entre ambas naciones para que no opaque el encuentro que está previsto entre el presidente Obama y su homólogo cubano, Raúl Castro, que sin duda será el tema estelar del encuentro.

Otro panorama exitoso para Maduro, según el especialista, sería que Cuba se solidarizara de manera radical con Venezuela, al punto de poner en riesgo su proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, aunque Rosales Herrera tampoco lo ve probable.

Eduardo Bueno, internacionalista en la Universidad de las Américas, considera que el mayor logro realista que pudiera conseguir el gobierno de Maduro sería que en el momento en el que ponga sobre la mesa su impasse con la Casa Blanca, aún cuando no es un tema de la agenda, otros gobiernos se solidaricen en presencia del mandatario estadounidense¨.

“Difícilmente el gobierno venezolano logrará que en el documento final de la cumbre se haga referencia a las tensiones con Estados Unidos, ya que generalmente sólo se incorporan los resultados de los temas que forman parte de la agenda, entre ellos la prosperidad con equidad en el continente y su enfoque en áreas como salud, seguridad, gobernabilidad democrática y participación ciudadana”, dijo.

De todas formas, la diplomacia venezolana –añadió--intentará maniobrar para que el documento final, que no será una declaración como ha sucedido en las anteriores reuniones, tome en consideración las sanciones estadounidenses contra funcionarios del gobierno por presuntas violaciones a los derechos humanos, de acuerdo con Bueno.

De hecho, el gobierno venezolano hará lo posible por polarizar la cumbre, según el experto.

"Maduro podría buscar acorralar al presidente Obama con señalamientos de que las sanciones a los funcionarios venezolanos buscarían derrocarlo", señaló.

El presidente venezolano también intentará obtener el apoyo de movimientos de izquierda que participarán en la cumbre paralela "y con esas políticas de estridencia sabotear el encuentro para generar una sensación de que la cumbre no va a marcar ni un antes ni un después en las relaciones interamericanas", añadió.

Pero Rosales Herrera agregó que no cree que Maduro fructifique ya que a su juicio la región apuntará a la necesidad del diálogo pero sin antagonizar a Washington.

Incluso, prevé que el mandatario cubano, Raúl Castro, "intentará que esa estridencia venezolana no opaque del todo el acercamiento con Estados Unidos'.

La misma visión tiene el analista Javier Urbano quien no descarta presiones por parte del gobierno cubano sobre Venezuela para no perder protagonismo durante la reunión.

"Esta cumbre podría ser la más difícil para Estados Unidos desde el encuentro de 2005 en Mar del Plata, cuando hubo un boicot contra el Área de Libre Comercio de las Américas (Alca)", dijo Urbano, pero seguramente—agregó—no caerá en provocaciones y hará lo posible para que nada empañe su reconciliación con Cuba.