Mundo

Francia y Alemania, preocupados por refugiados ante decisiones de Trump

Esto después de que el presidente, Donald Trump, firmara este viernes un decreto que frenará la inmigración y la llegada de refugiados de algunos países con población mayoritariamente musulmana.
Reuters
28 enero 2017 9:57 Última actualización 28 enero 2017 9:58
trump firmando

trump firmando

Francia y Alemania manifestaron este sábado inquietud por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de limitar la migración y la acogida a refugiados de algunos países musulmanes, además reafirmaron una posición de firme apoyo a las sanciones contra Rusia.

Trump firmó el viernes un decreto que frenará la inmigración y la llegada de refugiados de algunos países con población mayoritariamente musulmana y, además, dijo que Estados Unidos daría prioridad a los cristianos sirios que huyen de la guerra civil.

"Esto sólo puede preocuparnos, pero hay muchos temas que nos preocupan", dijo el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Marc Ayrault, quien añadió que pronto invitaría a su colega estadounidense Rex Tillerson a París para explicarle los intereses, los valores y la visión del mundo de Europa.

"Acoger a los refugiados que huyen de la guerra y la opresión es parte de nuestro deber", dijo Ayrault.

Alemania ha acogido a más de un millón de refugiados y migrantes, principalmente de Oriente Medio, desde 2015.

Si bien tradicionalmente estado abierta a los solicitantes de asilo, Francia ha acogido a muchos menos refugiados que Alemania desde que estalló la crisis migratoria. Algunos en el gobierno francés, especialmente el ex primer ministro Manuel Valls, han criticado al igual que Trump, la política de puertas abiertas de Berlín.

"Estados Unidos es un país en el que las tradiciones cristianas tienen un significado importante: amar al prójimo es un gran valor cristiano, y eso incluye ayudar a la gente", dijo Gabriel, en su primer viaje al extranjero desde su nombramiento como ministro de Relaciones Exteriores de Alemania.

Los dos países también reiteraron su posición sobre las sanciones a Rusia y dijeron que sólo podrían ser levantadas si avanza el proceso de paz para el este de Ucrania, donde comenzó una insurgencia separatista prorrusa en 2014.