Mundo

Francia revisará protocolos de cabina y selección psicológica

La agencia francesa conocida como BEA anunció que estudiará "debilidades sistémicas" que podrían haber precedido al incidente — en particular los procesos de selección psicológica y los protocolos de las puertas de cabina.
AP
31 marzo 2015 7:19 Última actualización 31 marzo 2015 7:19
plane

Avión (AP)

BERLÍN. Tras el choque del avión de Germanwings en los Alpes franceses, la agencia de investigación de accidentes aéreos de Francia anunció que está investigando los protocolos de entrada a la cabina y los procedimientos de selección psicológica del personal, mientras que Lufthansa indicó que su aseguradora había reservado 300 millones de dólares para hacer frente a las posibles consecuencias del siniestro.

Las autoridades creen que el copiloto del vuelo 9525, Andreas Lubitz, que había recibido tratamiento por tendencias suicidas, se encerró en la cabina del Airbus A320 dejando al piloto fuera y lo estrelló deliberadamente contra las montañas. En el incidente fallecieron las 150 personas que iban a bordo del avión, que cubría la ruta entre Barcelona y Dusseldorf.

En su primer comunicado desde que se dio a conocer la responsabilidad del copiloto en el choque, la agencia francesa conocida como BEA dijo  que su investigación busca proporcionar un "análisis detallado" de los datos del vuelo.

La BEA agregó que estudiará "debilidades sistémicas" que podrían haber precedido al incidente — en particular los procesos de selección psicológica y los protocolos de las puertas de cabina.

La agencia analizará tanto los procedimientos de evaluación psicológica como las normas aplicadas a la entrada y salida de la cabina en el sector, así como los sistemas de bloqueo de las puertas de cabina.

El anuncio de BEA es la última revisión de procedimientos aéreos tras el desastre, que conmocionó a una industria ya afectada por otros sucesos como la desaparición de dos aviones sobre el mar y el derribo de un avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania.

Aunque los hallazgos de BEA sólo se aplican a este caso en particular, si la agencia halla problemas más generales podría llevar a que reguladores y aerolíneas de todo el mundo introduzcan cambios. Esto ya ha ocurrido en la última semana, cuando varias aerolíneas y el regulador europeo anunciaron que ahora recomendarían que hubiera dos personas en cabina en todo momento.

Por otra parte, la aerolínea matriz de Germanwings, Lufthansa, confirmó que su aseguradora reservó 300 millones de dólares para enfrentar "todos los costes que surjan en conexión con el caso", según la vocera de Lufthansa, Kerstin Lau.

La semana pasada, la aerolínea ofreció una ayuda inmediata de 50.000 euros por pasajero a los familiares de las víctimas. Esos pagos son independientes de cualquier posible indemnización.

Un tratado sobre las muertes y lesiones en vuelos internacionales requiere que las aerolíneas compensen a las familias de las víctimas por daños demostrados hasta un máximo establecido ahora en 157 mil dólares, independientemente de lo que causara el siniestro.

Sin embargo, es posible que se fijen sumas más altas si se determina que la empresa es responsable del suceso.

ESTE MARTES PODRÍAN TENER LAS MUESTRAS DE ADN DE TODAS LAS VÍCTIMAS

Mientras, los investigadores dijeron que esperaban tener muestras de ADN para todas las víctimas en las 24 horas siguientes. Todavía se está buscando la segunda caja negra de la nave, indicó el teniente coronel Jean-Marc Menichini en la localidad alpina de Le Vernet, cerca del lugar donde se estrelló el avión.

Obreros de la construcción abrieron una carretera hasta el lugar del siniestro para ayudar a las tareas de recuperación. Hasta ahora, los equipos de emergencias dependían de helicópteros, que sólo podían llevar a pocas personas u objetos a la vez.

"Es esencial llevar hombres y equipos. Podemos acelerar el trabajo. Será mucho más fácil, no tener que depender del clima", explicó el teniente coronel Philippe Sansa, del servicio de rescate local.

Dos camiones de la BEA subieron hacia el lugar llevando equipos de recuperación.