Mundo

Francia pedirá ante ONU destruir barcos de tráfico de migrantes

Francois Hollande indicó que presentará su propuesta, que espera cuente con el apoyo de Gran Bretaña, y sea debatida en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas que es el “marco” en el que puede ser autorizada una iniciativa de este tipo.
Notimex
24 abril 2015 7:33 Última actualización 24 abril 2015 7:33
Francois Hollande

El presidente francés dijo que no cederán a ninguna presión, por lo que no modificará la acción militar por los atentados al semanario Charlie Hebdo. (Reuters)

PARIS. El presidente francés Francois Hollande anunció que su país presentará un proyecto de resolución ante Naciones Unidas para autorizar la destrucción de barcos que puedan ser usados por traficantes de personas para transportar migrantes.

Hollande, quien la víspera participó en una cumbre extraordinaria de la Unión Europea(UE) sobre el problema migratorio, explicó en declaraciones a la prensa que el objetivo que se persigue con la iniciativa es que “esos buques puedan ser aprehendidos y aniquilados”.

“Se trata de que los traficantes no puedan conducir a la muerte a esas personas”, comentó el mandatario, quien precisó que Francia presentará su iniciativa a la ONU probablemente con el apoyo de Gran Bretaña.






Hollande indicó que la cuestión debe debatirse en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas que es el “marco” en el que puede ser autorizada una iniciativa de este tipo.

El jefe de Estado galo señaló que hablará del tema próximamente con el presidente ruso Vladimir Putin, en tanto que es líder de un país miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU al igual que Francia.

“Le platicaré de lo que Europa quiere proponer en el marco de una eventual resolución del consejo de seguridad”, explicó Hollande.

La iniciativa francesa surge luego de que el pasado fin de semana se hundiera con alrededor de 800 migrantes a bordo una barcaza en el Mar Mediterráneo.

La tragedia, en la que fallecieron la mayoría de ocupantes, causó una profunda conmoción en Francia y en Europa.

Los líderes de la Unión Europea decidieron la víspera acoger a refugiados rescatados de migraciones ilegales a través del Mar Mediterráneo y reforzar sus dispositivos militares de vigilancia.

El presidente francés precisó que Francia acogerá a varios centenares de refugiados sirios y aportará dos barcos y aviones para patrullar y vigilar en alta mar la previsible llegada de nuevos barcos de migrantes desde países del norte de África.