Mundo

Fin inmediato de las sanciones tras pacto nuclear, insiste Irán

La Casa Blanca es responsable de cumplir el acuerdo, afirma Yavad Zarif;Kerry, confiado en las pláticas finales; Rohani minimiza la revisión del Capitolio. 
Agencias
15 abril 2015 22:16 Última actualización 16 abril 2015 5:0
Sala de turbinas de la planta iraní de Bushehr, cerca del Golfo Pérsico. (Reuters)

Sala de turbinas de la planta iraní de Bushehr, cerca del Golfo Pérsico. (Reuters)

TEHERÁN.- El presidente de Irán, Hassan Rohani, reiteró que su gobierno sólo aceptará un acuerdo definitivo con las potencias permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Alemania sobre su programa nuclear si las sanciones económicas y comerciales son levantadas al mismo tiempo.

Un día después de que en Estados Unidos el presidente Barack Obama y el Senado llegaran a un convenio para que los legisladores revisen el pacto y puedan vetar el levantamiento de sus propias sanciones, lo que aumenta las dudas en la etapa final de negociaciones, que se reanudarán el 21 de abril en un lugar por definir, Rohani declaró en un discurso transmitido desde la ciudad norteña de Rasht que “el fin de las conversaciones y la firma de un acuerdo deberá incluir una declaración para cancelar las opresivas sanciones sobre la gran nación de Irán”, en coincidencia con la postura marcada la semana pasada por el supremo líder, ayatola Alí Jamenei. Añadió que “lo que el Senado, el Congreso de EU y otros digan no es nuestro problema. Queremos respeto mutuo y estamos en pláticas con las grandes potencias, no con el Congreso”.

Teherán y el llamado grupo G5+1 (Rusia, EU, China, Francia y Gran Bretaña, miembros permanentes del Consejo de Seguridad, más Alemania) suscribieron un convenio en Lausana, Suiza, el 2 de abril, que deberá completarse a más tardar el 30 de junio. Sin embargo, diferentes interpretaciones han surgido, lo que atiza la incertidumbre junto a la posición de la mayoría republicana en el Congreso norteamericano, cuyo líder en la Cámara baja, John Boehner, viajó a Israel este mes para alinearse con el rechazo manifestado por el premier Benjamin Netanyahu.

Poco después del mensaje de Rohani, el canciler iraní, Yavad Zarif, dijo que “es la obligación del gobierno de EU aplicar sus acuerdos internacionales y nosotros hacemos al gobierno y al presidente responsables”.

Agregó que Teherán estudiará el convenio entre el Ejecutivo y el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, “para ver si afecta o debilita la capacidad del mandatario para cumplir las obligaciones que asumirá”, en alusión al levantamiento inmediato de las sanciones que Washington y la ONU impusieron al país asiático por su presunto plan atómico secreto. Las pláticas pendientes deberán resolver cuestiones técnicas para el acuerdo definitivo y tanto Jamenei como Rohani exigen que las sanciones sean anuladas apenas se firme el documento, mientras que EU y sus aliados plantean un levantamiento gradual, acompañado de un mecanismo que asegure que pueden reactivarse rápidamente si Irán incumple su palabra.

No obstante, el secretario de Estado, John Kerry, expresó su esperanza en que se logrará un acuerdo final. Al arribar a Lübeck, Alemania, para una reunión del Grupo de los Siete (G-7) países más ricos, dijo que “tenemos confianza en la capacidad del presidente para negociar un acuerdo y hacerlo con la capacidad de hacer al mundo más seguro”.

En lo que se consideró un revés para su estrategia, la Casa Blanca aceptó una iniciativa del republicano Bob Corker, titular del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que permitirá al Legislativo dar su visto bueno al pacto. El plan fue aprobado por unanimidad en esa comisión y se espera lo mismo en el pleno, así como en la Cámara de Representantes.

MINORÍA DEMÓCRATA

No obstante, la minoría demócrata logró que se redujera de 60 a 30 días el plazo que el Capitolio tendrá para pronunciarse y eliminó el requerimiento de que Obama certifique que Teherán no apoya actos de terrorismo contra la Unión Americana. A cambio, establece que el gobierno deberá enviar al Congreso reportes sobre varios temas, como el respaldo iraní al extremismo internacional y sus programas nuclear y balístico. También prohibe al Ejecutivo anular la mayoría de las sanciones a Teherán mientras el texto es revisado y llama a un voto definitivo para el levantamiento de esas medidas.