Mundo

Fillon aferrado a su candidatura; Juppé renuncia a ser alternativa

Juppé, actualmente alcalde de Burdeos, primer ministro entre 1995 y 1997 y luego varias veces ministro, estaba considerado como una alternativa a la caída de François Fillon en los sondeos.
AFP
06 marzo 2017 7:16 Última actualización 06 marzo 2017 7:17
Alain Juppé

Alain Juppé dijo que no será candidato a la presidencia de Francia. (Reuters)

PARÍS.- El exprimer ministro Alain Juppé renunció a servir de alternativa en la derecha francesa a François Fillon, que sigue determinado a mantener su candidatura a la elección presidencial pese a un escándalo de empleos ficticios por el que podría ser inculpado

"Lo confirmo de una vez por todas, no seré candidato a la presidencia de la República" dijo en una declaración Juppé, de 71 años, que fue derrotado por Fillon en las primarias de la derecha y el centro de noviembre pasado.

Juppé, actualmente alcalde de Burdeos (sudoeste), primer ministro entre 1995 y 1997 y luego varias veces ministro, estaba considerado como una alternativa a la caída de Fillon en los sondeos.

"Jamás bajo la Quinta República (desde 1958), una elección presidencial se presenta de forma tan confusa" --alertó Juppé-- con una izquierda "extraviada", una extrema derecha que se reviste de "fanatismo antieuropeo" y la popularidad creciente del centrista Emmanuel Macron (39 años), pese a su "inmadurez política" y la "fragilidad" de su proyecto.

"Para mí, ya es demasiado tarde" afirmó, y explicó no tener la capacidad para "unir" a la derecha y al centro "en torno a un proyecto federador". Juppé es considerado más moderado que Fillon, que propone un programa socialmente conservador, económicamente muy liberal y de restricción a la inmigración.

En su declaración desde la alcaldía de Burdeos Juppé criticó la "obstinación" de Fillon en pretender mantenerse como candidato.

Fillon, de 63 años, puede ser imputado en un caso de presuntos empleos ficticios que habrían beneficiado a su esposa y a dos de sus hijos, en tanto que asistentes parlamentarios cuando él era diputado.

"¡Qué desperdicio!" exclamó en su declaración Juppé, al recordar que Fillon, gran favorito de la elección presidencial, tenía ante sí "una avenida" abierta para llegar a la jefatura del Estado.

Según los sondeos, Fillon quedaría eliminado en la primera vuelta de la elección, el 23 de abril, al ser superado por la candidata de extrema derecha Marine Le Pen y por Emmanuel Macron, exministro del presidente socialista François Hollande, pero ahora ubicado en el centro.

No obstante, Fillon logró congregar el domingo en París a decenas de miles de sus partidarios en una manifestación de apoyo al mantenimiento de su candidatura.

El mismo domingo por la noche Fillon volvió a rechazar tirar la toalla, pese a la multiplicación de deserciones en su entorno, unas 300, entre ellos las de su portavoz y de su jefe de campaña. "Nadie puede hoy impedirme ser candidato", dijo en la televisión pública.

Este lunes prosigue la telenovela en que se ha convertido la campaña electoral francesa, con una reunión por la tarde del Comité político del partido de derecha, Los Republicanos (LR), para "evaluar la situación".

El lunes por la mañana, el expresidente Nicolas Sarkozy, y figura de gran peso en LR, propuso una reunión con Fillon y Juppé para "hallar una salida digna a una situación que ya no puede durar más". "Fillon, se acabó" habría asegurado el domingo por la noche a miembros del partido.

La derecha teme cada vez más una nueva derrota en la eleccion presidencial, cinco años después del fracaso de Sarkozy, entonces presidente saliente, ante François Hollande.

El propio Hollande --que no aspira a la reelección-- ha salido de su reserva para advertir que "existe" la "amenaza" de una victoria de Marine Le Pen en la elección presidencial, en una entrevista publicada el lunes por seis diarios europeos.

"Si (...) la candidata del Frente Nacional (FN) ganara, abriría inmediatamente un proceso de salida de la zona euro e incluso de la Unión Europea", dijo el presidente francés.

Por su lado, el vicepresidente del FN, Florian Philippot, no dudó en asegurar que "muchos electores" indecisos o favorables a Fillon "votarán por Marine Le Pen, porque ese será el voto útil (...), el voto que corresponde a sus convicciones".