Mundo

Filipinas autoriza que expresidente Marcos sea enterrado en cementerio de héroes

La Corte Suprema de Filipinas rechazó las peticiones para oponerse a la decisión del presidente, Rodrigo Duterte, de permitir el sepelio de Ferdinand Marcos en el cementerio en Manila, donde descansan expresidentes, soldados y artistas.
AP
08 noviembre 2016 7:35 Última actualización 08 noviembre 2016 8:39
Filipinas

Partidarios del expresidente filipino celebraron la decisión de la Corte. (AP)

MANILA.- La Corte Suprema de Filipinas autorizó que Ferdinand Marcos sea enterrado en el cementerio de héroes nacionales, un fallo que según los oponentes ignora el triunfo de la democracia hace tres décadas, cuando los filipinos derrocaron al exdictador en una revuelta popular.

"Aunque él no fue totalmente bueno... tampoco fue pura maldad", afirmó el tribunal de 15 miembros al dictar la sentencia sobre uno de los hombres más infames de Asia.

El tribunal, de 15 miembros, aprobó la moción por nueve votos a cinco, con una abstención, con lo que rechazó las peticiones para oponerse a la decisión del presidente, Rodrigo Duterte, de permitir el sepelio de Marcos en el cementerio en Manila, donde descansan expresidentes, soldados y artistas, dijo el portavoz de la corte, Theodore Te.

Fuera de la Corte, unos 300 de partidarios de Marcos celebraron la decisión y aclamaban al dictador. Algunos ondeaban banderas y lloraron de alegría.

Por su parte, críticos del fallecido exdictador prometieron pedir al tribunal que reconsidere su fallo. La policía antidisturbios se colocó entre ambos grupos.

"Estamos decepcionados, estamos destrozados, estamos indignados", dijo en una declaración conjunta una coalición de casi 40 grupos opuestos al entierro de Marcos en el cementerio nacional. "Con esta decisión, la definición misma de héroe está en duda ahora".

La senadora Risa Hontiveros lamentó la decisión. "Ninguna lápida, ningún cementerio grandioso puede cambiar el hecho de que Marcos no fue un héroe", dijo en un comunicado. "Fue un saqueador, un torturador y un ladrón junto a una familia que buscó reescribir la historia para servir a sus intereses".

El hijo y homónimo del dictador, el exsenador Ferdinand Bongbong Marcos Jr., agradeció al alto tribunal por su "magnánimo acto de defender el imperio de la ley" y expresó su agradecimiento a Duterte.

La familia de Marcos no anunció por el momento una fecha de entierro.

Enterrar a un dictador acusado de violaciones de derechos masivas en el cementerio de héroes nacionales es un asunto que divide desde hace tiempo a Filipinas, donde Marcos fue derrocado en un alzamiento pacífico en 1986, respaldado por el Ejército.

En el pico de la turbulencia política, Marcos voló a Hawaii, donde vivió exiliado con su esposa Imelda y su familia hasta que murió en 1989.