Mundo

Fidel Castro, lejos de ser un político tradicional

Para la mayoría de los cubanos, Fidel Castro distó de ser un político tradicional y en la isla ya comienzan a multiplicarse las  expresiones espontáneas de dolor y respeto,
Corresponsal Vivian Núñez
26 noviembre 2016 18:51 Última actualización 26 noviembre 2016 18:51
Etiquetas
Fidel Castro

(AP)

Fidel Castro Ruz, el líder histórico de la Revolución según el decir oficial o simplemente Fidel para la mayoría de los cubanos, fue mucho más que un político tradicional. Las primeras reacciones tras su fallecimiento, este viernes, parecen demostrarlo.

“Yo soy persona gracias a Fidel”, comentó a El Financiero Heriberto Álvarez, pensionado de 80 años, negro, quien recuerda su vida en un alejado pueblo del oriente cubano “donde mi familia se moría de hambre”. Heriberto tiene un nieto médico, que hoy labora en Haití.

“Papá, murió Fidel. La noticia telefónica me sacó de la cama como a cualquier cubano digno. Nadie me pidió estas líneas bien difíciles de escribir. El dolor y el honor, el Fidel que conocí y conozco, el Comandante invicto e imperfecto, el de frases eternas y consejos multiplicados, el revolucionario más grande de esta isla en el siglo
XX merece mucho más que una muerte física. Merece la gloria”, escribió Joel García en la web oficial

1
 

 

Fidel Castro

Cubadebate.
Como él, la mayoría de los cubanos conocieron este sábado la noticia, anunciada tarde en la noche del viernes por la televisión estatal por el
presidente Raúl Castro.

En las primeras horas de hoy las comunicaciones telefónicas casi colapsaron y un silencio inusual se apoderó de las calles y avenidas habaneras.

Aunque el tributo público a un hombre que marcó la vida de la isla durante más de medio siglo no comenzará hasta el lunes, se suceden expresiones espontáneas de dolor y respeto, como la de una anciana que salió a la calle con una banda negra en su brazo “porque no podía estar sola, en la casa, ante tal noticia”.

Apartado del poder desde 2006 por una enfermedad intestinal, Fidel Castro cumplió en la última década una agenda propia, aunque nadie en Cuba dudaba que estuviera al tanto de las transformaciones económicas que encabeza su hermano Raúl.

“Políticamente en Cuba no cambia nada, salvo el progresivo empeoramiento" de la situación de los derechos humanos en la isla, dijo sin embargo Bertha Soler, líder del grupo opositor Damas de Blanco, en tanto José Daniel Ferrer, de la también opositora Unión Patriótica de Cuba, consideró que la muerte de Fidel Castro “poco significa, porque la población se había acostumbrado a que no apareciera en los medios de
comunicación ni en la vida pública".