Mundo

FARC pide protección constitucional que evite extradición

Además de reiterar su intención de convertirse en un movimiento político, las FARC también anunciaron la necesidad de una protección constitucional de sus miembros para evitar un sometimiento a la justicia de otro país. 
AP
07 noviembre 2015 19:18 Última actualización 07 noviembre 2015 19:18
FARC

Las propuestas son esgrimidas en momentos que el proceso de paz colombiano atraviesa dificultades como la falta de consenso sobre la refrendación del conflicto. (Bloomberg)

Los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron el sábado un nuevo paquete de propuestas para garantizar el fin del conflicto y consolidar la paz, entre las que destaca la protección constitucional de sus miembros para evitar un eventual sometimiento a la justicia de otro país.

En un comunicado emitido el sábado fechado en La Habana, la guerrilla de las FARC afirmaron que "es condición necesaria del proceso de normalización de la vida nacional y transformación de las FARC-EP en organización abierta, una solución confiable en lo que concierne al tema de 'Justicia especial para la paz', que atendiendo los derechos de las víctimas del conflicto, sea consecuente con el reconocimiento de la rebelión y sus conexidades en el sentido más amplio".

Señalaron que debe ser además "extensiva a las prisioneras y prisioneros políticos y de guerra condenados o con procesos en trámite".

Resaltaron como fundamental que se "garantice la protección constitucional frente a la extradición de cualquier integrante de la organización".

"Lo acordado para la reincorporación de las FARC-EP en lo político, lo económico y lo social hará parte integral del Plan Nacional para el fin del conflicto, la reconciliación nacional y la construcción de la paz estable y duradera", agregó el escrito, citado por la emisora RCN Radio.

Las propuestas son esgrimidas en momentos que el proceso de paz colombiano atraviesa dificultades como la falta de consenso sobre la refrendación del conflicto, el cierre de un convenio parcial sobre justicia anunciado con bombos y platillos por el presidente Juan Manuel Santos y la continuidad de operativos militares en momentos en que la guerrilla extiende un cese unilateral.

Recientemente, la guerrilla lamentó que luego de tres años de negociaciones aún persistan incoherencias por parte del gobierno y que no se hayan definido temas fundamentales para la pacificación como el desmonte del fenómeno del paramilitarismo; cuál debe ser el rol de las Fuerzas Armadas en una Colombia reconciliada y en paz o cómo materializar la dejación de las armas por ambas partes para asegurar su no utilización en política por el Estado.

Para las FARC, esos temas deben ser previamente debatidos "antes de hablar de concentraciones de fuerzas, o de corrales y acelerar veedurías... cada asunto en su momento. Debemos trabajar racionalmente y en orden".

En el escrito emitido el sábado, las FARC reiteraron su intención de convertirse en un movimiento político, mencionando que para garantizar su participación activa en la política, el acuerdo de paz debe incluir "la asignación directa de curules en el Congreso de la República durante al menos dos períodos, así como en Asambleas Departamentales y Concejos Municipales en lugares de comprobada presencia e influencia por iguales períodos".

El gobierno colombiano no respondió de inmediato al comunicado de los rebeldes.

Los guerrilleros han expresado dudas sobre la posibilidad de que la paz se firme a más tardar el 23 de marzo como lo prometió Santos durante un histórico encuentro en septiembre con el líder guerrillero Timoleón Jiménez, "Timochenko".

Las FARC además se han quejado que las presentes conversaciones se dan en medio de una ofensiva militar mientras la guerrilla desarrolla una tregua unilateral.

La mesa de conversación, instalada a finales de 2012, avanzó en tres puntos de una agenda preestablecida: los problemas agrarios, la participación política y la lucha contra el narcotráfico; sin embargo las delegaciones llevan meses empantanadas en el ítem sobre resarcimiento a las víctimas que incluye la cuestión de la justicia.