Mundo

Facebook, Twitter y Google declaran por 'Rusiagate'

El martes y miércoles, trabajadores de las tres compañías se presentan ante el Senado estadounidense para hablar del presunto uso que hizo el Gobierno ruso de sus redes sociales con el fin de interferir en las elecciones de 2016.
Steven T. Dennis, Sarah Frier y Gerrit De Vynck | Bloomberg
31 octubre 2017 10:38 Última actualización 01 noviembre 2017 15:44
rusia

rusia

El Congreso de Estados Unidos puso a Facebook, Twitter y Google bajo escrutinio público este martes por el uso que Rusia hizo de sus redes sociales para interferir en la elección de 2016.

Las declaraciones se dieron un día después de que la investigación criminal del fiscal especial, Robert Mueller, reveló sus primeras acusaciones y obtuvo la primera admisión de culpabilidad.

Los senadores quieren saber cómo las empresas fallaron en evitar que los rusos hicieran uso inapropiado de sus redes –comprando 3 mil anuncios en Facebook, casi todos pagados con rublos— y usaran cuentas falsas para causar caos y difundir información falsa a millones de estadounidenses.

Los abogados de las tres empresas aparecieron ante el subcomité Judicial del Senado este martes y aparecerán ante los paneles de Inteligencia de la Cámara de Representantes y el Senado el miércoles.

“Si alguien está pagando en rublos para colocar un anuncio político, o un aviso que tiene como fin sembrar el descontento y la discordia, eso debería levantar una señal de alerta. ¿Qué otra señal necesitas?”, dijo el lunes la senadora de Maine, Susan Collins, miembro del panel de Inteligencia del Senado, en una entrevista.

Más que repetir lo ocurrido en 2016, las audiencias servirán para establecer la base de acción legislativa para prevenir la interferencia extranjera en las campañas y elecciones estadounidenses para legisladores y gobernadores el próximo año.

Las empresas, por su parte, quieren aprovechar para mostrar su disposición para llegar a una solución antes de cualquier esfuerzo unificado del Congreso para imponer nuevas regulaciones a sus redes sociales.

“La interferencia extranjera que presenciamos es reprensible y escandalosa, y abrió un nuevo campo de batalla para nuestra empresa, nuestra industria y nuestra sociedad”, declaró Colin Stretch, abogado principal de Facebook, en comentarios preparados con anterioridad.

“Estamos determinados a prevenir que esto ocurra nuevamente”.

Las audiencias comenzarán al día siguiente de la presentación de acusaciones contra el exjefe de campaña del presidente Donald Trump, Paul Manafort, y su segundo a bordo, Rick Gates, bajo cargos de delitos financieros.

A eso se suma la declaración de culpabilidad del exasesor de Política Exterior de Trump, George Papadopoulos, quien está cooperando con la investigación.

Los legisladores están enfocados en determinar si hubo alguna conexión entre la campaña de Trump y el masivo esfuerzo ruso por inundar las redes sociales estadounidenses con noticias y anuncios falsos.

En Facebook, 80 mil mensajes, difundidos desde 470 cuentas rusas falsas, alcanzaron a 126 millones de personas según estimaciones, y que cerró 5.8 millones de cuentas falsas de otras fuentes sólo en octubre 2016.

Cuentas rusas falsas publicaron en Instagram, propiedad de Facebook, unas 120 mil piezas de contenido, según informará la empresa a los legisladores.

En la misma audiencia, Twitter suspendió 2 mil 752 cuentas vinculadas a Rusia, muchas más que las informadas previamente, según el testimonio obtenido por Bloomberg.

Alphabet, matriz de Google, asegura que el impacto en sus sitios fue mucho menor, con avisos ligados a Rusia por 4 mil 700 dólares, comparados con los 100 mil dólares que publicó Facebook.

Las empresas tecnológicas esperan que las audiencias no vayan mucho más allá del uso de aviso de parte de actores con vínculos rusos. Ya han tratado de abordar el problema identificando y vetando las cuentas.

Facebook informó que vetará avisos políticos a través del criterio de empleados humanos, en lugar de dejar que se publiquen a través de su servicio automatizado.